Leonardo Otero

¿DEBERÍAMOS DEJAR DE COMER PESCADO?

Anuncios

 

¿DEBERÍAMOS DEJAR DE COMER PESCADO?

Al margen de discusiones sobre ética, si está bien o si está mal alimentarse de animales, o de razones ecológicas por el impacto de la pesca en las especies y ecosistemas, ya hoy por hoy hay muchísima evidencia del impacto del consumo de todo tipo de pescados, en la salud de nuestro organismo.En éste artículo, de la mano del PCRM (Comité de Médicos para una Medicina Responsable), y sin intenciones de afirmar ninguna verdad absoluta sino simplemente en carácter informativo, compartiremos evidencia científica importante que todos deberíamos al menos conocer, para luego sacar las propias conclusiones y tomar las mejores consecuentes decisiones.

Pescado

Un Informe del Comité de Médicos por una Medicina Responsable

(http://www.pcrm.org/health/reports/fish)

Pocos productos son tan polémicos como el pescado. Una de las principales fuentes de metales pesados y otros contaminantes, el pescado es frecuentemente objeto de avisos de riesgo de salud del gobierno. Sin embargo, algunas personas promueven el pescado como fuente de ácidos grasos omega-3. Veamos los temas.

Contaminación por mercurio


El mercurio se acumula en el hábitat acuático
, concentrándose especialmente en los organismos de grandes peces depredadores. De las fuentes potenciales de contaminación por mercurio, el consumo de pescado y mariscos es lo que más contribuye a la concentración de mercurio en los seres humanos. 1

Casi todos los pescados contienen rastros de mercurio. Algunos pescados y mariscos tienden a contener niveles más altos, ya sea porque viven en aguas más contaminadas o porque son carnívoros más grandes que consumen muchos peces más pequeños contaminados. Debido a que el mercurio se elimina lentamente del cuerpo, se puede acumular en niveles muy altos en los sistemas de los animales, incluyendo los seres humanos, que los consumen.

Los niveles de contaminación varían mucho de un lugar a otro e incluso entre los peces. Por lo tanto, los consumidores bien informados incluso, no tienen manera de saber si el pescado adquirido tiene un nivel alto o bajo de contaminación por mercurio. Incluso el consumo moderado de pescado que se consumen habitualmente contaminados, exponen a los consumidores a un riesgo muy rápidamente2

Efectos de la intoxicación por mercurio


La exposición al mercurio se ha relacionado con una amplia variedad de enfermedades, incluyendo los efectos agudos y crónicos en los sistemas cardiovascular y nervioso central. Además, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) han designado mercurio como un posible carcinógeno humano. 1

El mercurio y el Corazón


El mercurio se acumula en el corazón, así como otros tejidos, y se ha asociado con un aumento de la presión arterial, irregular y aumento del ritmo cardíaco, y aumento de las tasas de muerte por enfermedad cardiovascular en al menos 12 estudios científicos1

El consumo de ácidos grasos omega-3, incluyendo el ácido eicosapentaenoico y ácido docosahexaenonico, se han asociado con un menor riesgo de ataque al corazón en personas que consumen una dieta de estilo occidental. 3,4 Sin embargo, tres estudios recientes han demostrado que la exposición al mercurio puede tener el efecto opuesto. En un estudio, los niveles de mercurio eran un 15 por ciento más alto entre los pacientes que habían sufrido un primer ataque al corazón. 5 Un segundo estudio mostró un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular con el aumento de la exposición al mercurio. 6 El tercer estudio encontró que un alto contenido de mercurio en el cabello pueden ser un factor de riesgo de eventos coronarios agudos, enfermedades cardiovasculares, enfermedades coronarias, y todas las causas de mortalidad en los hombres de edad mediana. Este estudio también encontró que el mercurio puede negar los efectos protectores supuestos del pescado en la salud del corazón. 7

Otros contaminantes en el pescado

Hay varios otros contaminantes que se acumulan en el pescado y el marisco.  Bifenilos policlorados (PCB), dioxinas, clordano, DDT, y  mercurio. 8

Muchas otras toxinas, incluyendo otros metales pesados y pesticidas organoclorados, llegan al agua y la vida acuática.

Estos contaminantes son tóxicos para los seres humanos, peces y otros animales que consumen y se bioacumulan. Muchas de estas sustancias son especialmente problemáticas, ya que no se borran fácilmente del cuerpo y se acumulan durante toda la vida. Por lo tanto, incluso si la exposición se limita a un período discreto de tiempo, los riesgos potenciales persisten.

Según la EPA, los PCB son conocidos carcinógenos en algunas especies y probables carcinógenos en humanos. Los PCB también han demostrado que alteran la función inmune, causan problemas de aprendizaje, y alteran el desarrollo neurológico, y pueden tener efectos endocrinos también.
Las dioxinas, también, son conocidos carcinógenos y también se ha demostrado que causa daño al hígado, pérdida de peso, erupciones en la piel, y la reducción de la función inmune. 9 Son especialmente peligrosos durante el desarrollo fetal y la primera infancia. 10
Clordano y el DDT, un organoclorado, son los plaguicidas que han sido prohibidos de uso en los Estados Unidos. No obstante, los niveles apreciables de estos productos químicos altamente tóxicos permanecen en las corrientes de agua y se bioacumulan en los peces. 11


Composición de nutrientes del pescado



Al igual que otras carnes, los pescados son especialmente densos en proteínas (de 15 a 20 gramos en una porción cocida de tres onzas). Las personas en Estados Unidos ya consumen muy por encima del valor diario de proteína (50 a 65 gramos). Promedios de ingesta de proteínas alrededor del 15 por ciento de las calorías totales, para una ingesta media de aproximadamente 100 gramos por día para los hombres y 70 gramos por día para las mujeres. 12 Gran parte de esta proteína proviene de fuentes animales.

Las dietas que contienen exceso de proteínas se asocian con un mayor riesgo de insuficiencia renal, 13 de la osteoporosis, 14 y las complicaciones de la diabetes. 15 La promoción de productos de pescado puede aumentar la ingesta de proteínas y agravar estos riesgos.

Por otra parte, el aumento de la ingesta de pescado probablemente incrementaría la grasa total y consumo de grasas saturadas . Aunque parte de la grasa en el pescado está en forma omega-3, gran parte de la grasa restante está saturada. En el Salmón Chinook, por ejemplo, el 52 por ciento de sus calorías son grasa, y en el pez espada un 30 por ciento. Aproximadamente una cuarta parte de la grasa en ambos tipos de peces está saturada. Los pescados y mariscos son también fuentes significativas de colesterol. Tres onzas de camarones tienen 166 miligramos de colesterol; En comparación, un filete 3-oz tiene alrededor de 80 miligramos. 16

Otros riesgos para la salud


Puede haber riesgos específicos para el consumo de pescado también. Por ejemplo, un estudio de 2004 demostró que un alto consumo de pescado se asoció significativamente con el riesgo de cáncer de próstata. 17

En una revisión exhaustiva, el Centro para la Ciencia en el Interés Público determinó que pescados y mariscos han causado brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos más que cualquier otro alimento entre 1990 y 2003. 18 Tales brotes pueden ser el resultado de la contaminación bacteriana o viral o de toxinas naturales. Estas toxinas de origen natural no se destruyen con la cocción. 19

Una forma más saludable para vencer las enfermedades del corazón


Los peces a menudo se promocionan por sus posibles beneficios relacionados con las enfermedades del corazón. Sin embargo, ya se sabe que las dietas vegetarianas ayudan a prevenir, e incluso revertir, enfermedades del corazón. Los productos animales son la principal fuente de grasa saturada y la única fuente de colesterol en la dieta. Los vegetarianos evitan estos productos de riesgo. Además, la fibra ayuda a reducir los niveles de colesterol 20 y los productos de origen animal no contienen fibra. Cuando las personas cambian a un alto contenido de fibra, dieta baja en grasa, sus niveles de colesterol sérico a menudo caen drásticamente. 21,22 Los estudios han demostrado que una dieta vegetariana baja en grasas, alta en fibra,  y combinada con técnicas de reducción de estrés, dejar de fumar y el ejercicio, o en combinación con la intervención del medicamento prudente, en realidad pueden revertir la aterosclerosis, endurecimiento de las arterias. 23,24

Las fuentes más seguras de Omega-3  

Los altos niveles de toxinas, grasas y colesterol y la falta de fibra, hacen del pescado una mala elección en la dieta. Los aceites de pescado se han popularizado como una panacea contra todo, desde problemas de corazón a la artritis. De hecho, los suplementos de aceite de pescado pueden aumentar el riesgo de arritmias cardiacas en algunos pacientes, especialmente aquellos que requieren un marcapasos para este problema. 25 La investigación ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 se encuentran en una forma más estable en verduras, frutas y legumbres26,27

El ácido alfa-linolénico, el único ácido graso esencial omega-3, se encuentra en muchos vegetales, frijoles, nueces, semillas y frutas. Se concentra en las semillas de lino y aceite de linaza y también encontrado en aceites como la canola, soja, nueces y germen de trigo.  28,29 También en maíz, cártamo, girasol y semillas de algodón son generalmente bajos en omega-3. El consumo de pescado, de ninguna manera es la única manera de asegurar una ingesta adecuada de ácidos grasos omega-3.

(*Nota: El Ácido Alfa-linolénico (ALA), tiene mayor eficiencia de conversión a EPA y DHA en dietas vegetarianas bajas en grasas y moderadas en omega 6) 30,31

Conclusión

Dada la clara evidencia de que los peces son comúnmente contaminados con toxinas de las que se han conocido sus efectos perjudiciales irreversibles en niños y adultos, el consumo de pescado no debe ser promocionado. Otros riesgos asociados con el consumo de pescados y mariscos, que son altos en proteínas, y a menudo en grasas saturadas y colesterol, también son considerables. Lo mejor es evitar el consumo de pescados y mariscos. Otros, los alimentos más saludables de origen vegetal, ofrecen la gama completa de nutrientes esenciales sin las toxinas y otros riesgos para la salud que acarrea el consumo de pescado.

Fuente principal: http://www.pcrm.org/health/reports/fish

IMPACTO EN LA ECOLOGÍA A NIVEL GLOBAL
OTRA RAZÓN PARA EVITAR EL PESCADO

Otra de las razones por las cuales deberíamos evitar el consumo de pescado, es el enrome impacto que los métodos de pesca, sobre todo la pesca de arrastre, genera en los ecosistemas marinos. Este método utiliza redes que van arrasando con todo… y “con todo” es literal… arrasan con todo tipo de animales acuáticos… peces, delfines, tiburones, pulpos, rayas, tortugas de mar, muchos peces que pierden la vida colateralmente al objetivo de pesca de otra especie, junto con el hábitat que también se pierde para otros peces, al arrasar con vegetales marinos, arrecifes de coral, etc, de los cuales ellos se alimentan y en los cuales vive la fauna marina.

Sobre todo la pesca de camarones, mariscos (VER ESTE ARTÍCULO: CLICK AQUÍ)


 

“¿Qué raro?.. mi abuelo llegó a los 100 años comiendo mucho pescado”

Al margen de que ya sabemos que el equilibrio en la salud no depende del consumo o el no consumo de un solo alimento o unos pocos en particular, sino un conjunto de factores, incluidos los ajenos a la dieta (pues vemos casos de longevidad también en ancianos fumadores, y hoy por hoy ninguna rama de la ciencia contradice sus perjuicios, además de que no se trata solo de llegar a muchos años, sino de la calidad de vida, la condición de salud en dicha vejez), es importante saber, que EL NIVEL DE CONTAMINACIÓN de los mares se ha TRIPLICADO en las últimas décadas – VER.

“¿Entonces los Japoneses?… Ellos comen pescado y están longevos y sanos”

Los verdaderos longevos y  saludables del JAPON, se encuentran en la región de OKINAWA. Al margen de que los longevos actuales, han pasado la mitad de su vida o más, incluyendo pescados en condiciones 3 VECES MENOR de contaminación que las actuales, aun así la cantidad que incluyen en su dieta es de un 3% de las calorías totales, ya que su alimentación se basa 96% en alimentos de origen vegetal (no refinados, frescos, locales, y basado en carbohidratos, bajo en grasas), y un 1% restante de otros alimentos variados. Siendo además, que comen MENOS CANTIDAD DE PESCADO que todo el resto de los Japoneses (que son menos longevos).

Lo más influyente de la longevidad de Okinawenses radica, no exclusivamente en su dieta 96% vegetariana, frugal (moderada en calorías), con muchos alimentos locales y orgánicos y lo que mencionamos, sino también en su contexto de vida físicamente activo, no tan estresante, entre otros posibles factores genéticos (*), y culturales influyentes como por ejemplo el honrar y respetar la vejez, y apoyo y cuidado a los ancianos, quienes además como otro factor influyente, los okinawenses luego de jubilarse aún siguen también activos, y trabajando el campo. – VER

(*) Ver también: Determinantes genéticos de la longevidad humana – Estudio de centenarios de Okinawa.

 

“¿Cómo es posible que los peces que consumimos estén contaminados, si las fábricas y minas se encuentran en las costas y la pesca se hace mayormente mar adentro?… Y además tampoco hay fábricas y minas en todas las costas.

Aquí hay que partir primero de la evidencia de que los peces mar adentro están contaminados con mercurio, es decir, independientemente de cómo haya llegado el mercurio a ellos mar adentro, la evidencia está. Dicho esto, igualmente sabemos algunas causas de ello, pues podemos también saber que muchos peces depredadores se acercan a las costas para alimentarse de los más pequeños y contaminados, y así luego éstos quedan contaminados regreso mar adentro, pero la causa aparentemente más relevante es que (y esto evidenciaría que no necesariamente deba haber contaminación en los mares costeños únicamente), la contaminación del aire, por contaminantes tierra adentro (y además no solo por minas y fábricas) puede recorrer muchas distancias y puede contaminar mar adentro. Esto se puede ver muy claramente en este vídeo . Pero una fuente de todo esto es la referencia número 1 de este artículo (link directo al informe / estudio COMPLETO)

Además un informe  de la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD, junto con la ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS, donde se especifican las especies más contaminadas, las fuentes de contaminación, y mucha información de utilidad – VER

Pero además es importante también recordar que el problema del pescado no es sólo el mercurio, sino también las demás toxinas, las cuales se dan en gran cantidad también en piscifactorías, piscinas de cultivo (químicos, antibióticos, etc). –VER


Más DATOS CIENTÍFICOS relacionados (en  VÍDEOS):

* Se demuestra que la cantidad de mercurio de  1/2 lata de ATUN, equivale al de 100 VACUNAS!

* El mito de la salud de los esquimales y el consumo de pescado

* Consumo de pescado y DIABETES

* ¿Es el pescado “saludable para el cerebro”?

* Otro que tal vez sea de interés: ¿Los peces sienten dolor?

 

– LEONARDO OTERO –


http://www.facebook.com/leo.andres.otero


https://www.youtube.com/leonardoandresotero

Referencias
1. Comité de los efectos toxicológicos del metilmercurio, Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Los efectos toxicológicos del metilmercurio.Washington, DC: National Academy Press; 2000.
2. Bender M. Carta a la FDA sobre cómo proteger mejor a las mujeres y niños de la exposición al mercurio, 24 de febrero de 2004. Disponible en:www.mercurypolicy.org/new/fdaletter022404.html . Consultado enero de 2007.
3. Hu FGB, Bronner L, Willett WC, et al. Pescado y ácidos grasos omega-3 bis ingesta de ácidos grasos y el riesgo de enfermedad coronaria en mujeres.JAMA . 2002; 287: 1815-21.
4. Siscovick DS, Raghunathan TE, Rey I, et al. La ingesta dietética de ácidos grasos de cadena larga n-3 poliinsaturados y el riesgo de un paro cardíaco primario. Am J Clin Nutr . 2000; 71: 208S-212S.
5. Guallar E, Sanz-Gallardo MI, van’t Veer P, et al. Metales pesados e infarto de miocardio grupo de estudio. Mercurio, aceites de pescado, y el riesgo de infarto de miocardio. N Engl J Med . 2002; 347: 1747-1754.
6. Salonen JT, Seppanen K, Nyyssönen K, et al. La ingesta de mercurio de los peces, la peroxidación lipídica, y el riesgo de infarto de miocardio y coronaria, cardiovascular, y cualquier muerte en hombres finlandeses orientales. Circulación . 1995; 91: 645-655.
7. Virtanen JK, Voutilainen S, Rissanen TH, et al. El mercurio, aceites de pescado, y el riesgo de eventos coronarios agudos y las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades coronarias, y todas las causas de mortalidad en los hombres en el este de Finlandia. Arterioscler Thromb Vasc Biol .2005; 25 (1): 228-233.
8. Agencia de Proteccion Ambiental de los Estados Unidos. 2004 lista nacional de los peces y los avisos de vida silvestre, hoja informativa, de septiembre de 2005. Disponible en: http://epa.gov/waterscience/fish/advisories/fs2004.html#figure1 . Consultado enero de 2007.
9. Agencia de Proteccion Ambiental de los Estados Unidos. Dioxinas. Disponible en: www.epa.gov/ebtpages/pollchemicdioxins.html . Consultado enero de 2007.
10. Agencia de Proteccion Ambiental de los Estados Unidos. Bioacumulativas y tóxicas (PBT) programa químico: dioxinas y furanos. De abril de 2003. Disponible en: www.epa.gov/pbt/dioxins.htm . Consultado en abril de 2004.
11. Mahaffey KR. El metilmercurio: actualización de la epidemiología. Presentación en el foro nacional sobre los contaminantes en el pescado, San Diego, 28 de enero de 2004. Disponible en: http://www.ewg.org/issues_content/mercury/ppt/3 . Consultado en abril de 2004.
12. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Tendencias en el consumo de energía y macronutrientes-Estados Unidos, 1971-2000. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2004; 53 (4):.. 80-82
13. Caballero EL, Stampfer MJ, Hankinson SE, Spiegelman D, Curhan GC. El impacto de la ingesta de proteínas en la disminución de la función renal en mujeres con función renal normal o insuficiencia renal leve. Ann Int Med . 2003; 138: 460-467.
14. Feskanich D, Willett WC, Stampfer MJ, Colditz GA. El consumo de proteínas y las fracturas óseas en las mujeres. Am J Epidemiol . 1996; 143: 472-479.
15. Gin H, Rigalleau V, M. Aparicio lípidos, la ingesta de proteínas, y la nefropatía diabética. Diabetes Metab . 2000; 26: 45-53.
16. Pennington JAT, Douglass JS. Valores de los alimentos de la Iglesia de porciones Bowes y de uso general. Ed 18a. Baltimore, MD: Lippincott Williams & Wilkins; 2005.
17. Allen NE, Sauvaget C, Roddam AW, et al. Un estudio prospectivo de la dieta y el cáncer de próstata en los hombres japoneses. Cancer Causes Control de . 2004; 15 (9): 911-920.
18. Centro para la Ciencia en el Interés Público. 2004 alerta de epidemia! cerrar las brechas en nuestra red de seguridad federal de alimentos, 6ª edición. Disponible en: http://cspinet.org/new/pdf/outbreakalert2004.pdf . Consultado enero de 2007.
19. División de los CDC de Enfermedades Bacterianas y micóticas. Listado de enfermedades: las toxinas marinas. Disponible en:http://www.cdc.gov/ncidod/dbmd/diseaseinfo/marinetoxins_g.htm . Consultado enero de 2007.
20. Sacks FM, Castelli WP, Donner A, Kass EH. Lípidos y lipoproteínas del plasma en los vegetarianos y los controles. N Engl J Med . 1975; 292: 1148-52.
21. Barnard RJ, Inkeles SB. Efectos de un programa de dieta y ejercicio intensivo sobre los lípidos en las mujeres posmenopáusicas. Womens Health Issues . 1999; 9: 155-161.
22. Barnard ND, Scialli AR, Bertron P, Hurlock D, K Edmonds, Talev L. Eficacia de una dieta vegetariana baja en grasas en la alteración de los lípidos séricos en mujeres premenopáusicas sanas. Am J Cardiol . 2000; 85: 969-972.
23. Ornish D, Brown SE, Scherwitz LW. ¿Pueden los cambios de estilo de vida revertir la enfermedad coronaria? Lancet . 1990; 336: 129-133.
24. Esselstyn CB Jr, Ellis SG, Medendorp SV, Crowe TD. Una estrategia para detener y revertir la enfermedad arterial coronaria: un estudio longitudinal de 5 años de la práctica de un solo médico. J Fam Pract . 1995; 41: 560-568.
25. Raitt MH, Connor WE, Morris C, et al. La administración de suplementos de aceite de pescado y el riesgo de taquicardia ventricular y fibrilación ventricular en pacientes con desfibriladores implantables:. Un ensayo controlado aleatorio JAMA . 2005; 293 (23): 2884-2891.
26. Odeleye OE, Watson RR. Implicaciones para la salud de los ácidos grasos n-3. Am J Clin Nutr . 1991; 53: 177-178.
27. Kinsella JE. Responder a O y R Odeleye Watson. Am J Clin Nutr . 1991; 53: 178.
28. Hunter JE. Los ácidos grasos n-3 a partir de aceites vegetales. Am J Clin Nutr . 1990; 51: 809-814.
29. Mantzioris E, James MJ, Gibson RA, Cleland LG. La sustitución de la dieta con un alphalinolenic aumentos de aceites vegetales ricos en ácido eicosapentaenoico concentraciones de ácido en los tejidos. Am J Clin Nutr . 1994; 59: 1304-09.
30. Odeleye OE, Watson RR. Implicaciones para la salud de los ácidos grasos n-3. Am J Clin Nutr .1991; 53: 177-178.
31. Williams CM, Burdge G. de cadena larga n-3 PUFA: Planta de fuentes marinas v.. P Nutr Soc .2006; 65: 42-50
Anuncios