¿Quién soy?

Posted on Actualizado enn

¿QUIEN SOY?
(¿De donde vengo?, ¿Hacia donde voy?)

cropped-dsc01897.jpg

25 de Octubre de 1982, más precisamente a las 6 am. en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, decido asomarme al mundo y comenzar mi experiencia de vida. Mi nombre es Leo, Leonardo Andrés Otero. Si bien mi vocación principal desde siempre fue el arte (aficionado al dibujo, la escritura, y hoy músico y actor), desde muy pequeño identifiqué en mí una innata inquietud por intentar ayudar a otros a encontrar sus pasiones, vocación, propósito, y el bienestar permanente o lo que podríamos llamar felicidad. Hoy en día, luego de los aprendizajes de mis propias experiencias vividas y de las internas e intensas disputas entre mi razón y mi intuición ante las adversidades de mi propio camino; siento que el destino u objetivo verdadero de esa búsqueda, no es más que el encuentro con nosotros mismos. El encuentro con lo que realmente somos o podemos ser, detrás de todos los condicionamientos culturales, sociales, religiosos, y toxicológicos, a los que por “desconexión” nos hemos auto-sometido a través de una herencia automatizada por generaciones, y que la clave para esa reconexión está justamente en esa toma de “consciencia de nuestra verdadera esencia“.

MI MOTIVACIÓN
(Mi trabajo, mi servicio, mi misión)

leomauro

Es por eso que, actualmente trabajando como Terapeuta Holístico, Masajista, Reikista, y brindando orientación en base a los conocimientos hasta hoy obtenidos mediante una intensa experimentación personal que incluye sobre todo mi formación en el campo de la Nutrición  (la cual considero factor clave para abrir camino de regreso hacia uno mismo y ampliar o facilitar dicha toma de consciencia desde un plano bien terrenal); me considero a mí mismo, algo así como un “terapeuta del Ser” (en aprendizaje), pues ésta es tal vez mi mayor motivación; que en lugar de considerarnos sólo como “animales racionales” en busca del entendimiento de su propia psique (cuando la propia mente aún permanece condicionada por nuestra toxemia interna); podamos a través de la “consciencia de SER”, encontrando un punto de conciliación o de unión entre lo físico y lo espiritual (de forma racional e intuitiva, sin volar en la nube espiritual, ni perdernos en los bosques de la materia donde somos esclavos inconscientes de nuestro propio ego), entendernos, reconocernos, “¡recordarnos!”, como los seres en experiencia terrenal que realmente somos, hechos de, y por la misma “esencia espiritual” creadora: amor, Dios, energía universal, o como queramos llamarle; pero lo único capaz de lograr, en, y a través de uno mismo, la real unión total como especie y en armonía con los demás seres en su propia experiencia, incluido el planeta; o al menos lo que yo personalmente considero desde mi discernimiento intuitivo y mi sentir por mis propias vivencias hasta hoy, por haberme traído éstas hasta una situación presente de estabilidad emocional, paz interna, alegría de ser,  excelente salud, pero sobre todo una sensación de conexión con el entorno, a través del “interno”, y una diferente percepción de mí mismo y de lo que podríamos llamar realidad;  justamente una nueva consciencia, en dirección expansiva hacia esa que en carne y alma propia siento que nos merecemos por naturaleza, sí, por naturaleza de ser: la total y absoluta “consciencia de SER”.

MI TESTIMONIO
(Mi experiencia, mi camino, mi aprendizaje)

palblogtestimonio

Si bien, volviendo a mis tiempos de niñez, siempre fui en mis propios juegos, algo así como un “detective del ser” (introspectivo, intuitivo, analítico, y muy mental), cuestionando todo por dentro buscando comprensión creando inmensas mareas internas de hipótesis, y encontrando siempre el “refugio más cercano al la esencia” en todo lo creativo; la vida también entre golpes y porrazos me iba marcando el camino de ese aprendizaje de ser en la experiencia. Pero fue a mis 27 años cuando recibí el más fuerte “llamado a clases”; el recreo había terminado, o tal vez “yo” estaba desatendiendo demasiado las lecciones del alma. Pues a mediados del 2010, debido a una situación ya extrema en mi condición de salud por padecimientos fuertemente manifestados desde el año anterior, me vi obligado a abandonar totalmente mis actividades artísticas, “sin más remedio” que tener que abocarme de lleno como recurso de supervivencia, a la investigación por mis propios medios de las posibles causas de las patologías y sintomatología que decenas de profesionales consultados en medicina convencional alopática, naturista, homeopática, psicología, y psiquiatría, no habían sabido diagnosticarme o tratar de forma realmente efectiva.

Por suerte, casualidad o “causalidad”, siempre he tenido cierta tendencia a no creer ciegamente en nada y a ver el mundo a través del prisma del sentido común, y creo que esto ha sido clave para poder deducir el camino hacia la puerta de salida durante mi larga estadía en el infierno; pero la verdadera clave en realidad no estuvo “en ese sentido” allí, sino en que gracias a discernir desde ese apoyo pero pasándolo por el filtro de la única fuente de sostén y guía confiable que me quedaba por recurrir: la intuición; pude hallar de algún modo la forma de cuestionar, rechazar, o abandonar  acertadamente tratamientos médicos y psicológicos logrando luego en primera instancia, superar por cuenta propia varios diagnósticos psiquiátricos; entre ellos un estado de ansiedad maníaco depresiva que me llevaba a pensamientos de suicidio, como así también ataques de pánico, fobias, trastornos obsesivos compulsivos y algunas de mis tantas diversas y “multi-diagnosticadas” patologías físicas, sobre todo relacionadas con candidiasis e intoxicación, no solo alimenticia o medicinal / farmacéutica, sino también por mercurio de amalgamas dentales, como son:

Cansancio extremo, debilidad, dolores musculares y óseos, estreñimiento, colon irritable, indigestiones, mareos, vértigo, ahogos, colapso nervioso, enajenación, hormigueos en extremidades, calambres, picores, infecciones crónicas, alergias, arritmias, taquicardias, artritis, hipoglucemia, aftas bucales, desordenes del habla, y el largo etc. Con sus consecuentes efectos en las relaciones familiares, sociales, laborales.

De esta forma, y especialmente gracias a cambios en alimentación y en menor medida a la meditación y otros apoyos, tras años de padecimiento, estudio, intensiva investigación y hasta experimentación en mí mismo como mi propio conejillo de indias en todo aquello relacionado con medicinas alternativas, terapias, fisiología, naturismo,  trofología, y al tiempo que me iba formando en nutrición, e higienismo, pude finalmente encontrar las piezas que restaban para poder volver a levantarme, sostenerme, empezar a atender y regular mejor los demás hábitos del contexto (sol, ejercicio, naturaleza, relaciones, etc.), y así  finalmente hoy poder considerarme totalmente recuperado y gozando realmente desde hace años de una excelente salud y un estado de paz interna general y “alegría sin razón” que me motivan a compartir mi experiencia con el fin de ayudar y animar a tomar consciencia de la real importancia de la salud, que va mucho más allá del bienestar propio.

OBJETIVO
(Autoconocimiento, autosanación, equilibrio, unión, expansión)

opcion1

Y ese es el objetivo; difundir y compartir de la forma más práctica y sencilla posible toda  ésta experiencia personal y conocimientos adquiridos, para que cualquiera pueda sacar sus propias conclusiones y aprender así a auto-gestionar la propia  salud, evitando errores o desvíos que yo he cometido en todo el proceso, o identificando atajos en el camino, de manera que pueda así de alguna forma brindar ayuda u orientación útil a quienes se encuentren perdidos en alguno de estos oscuros callejones en los laberintos que separan la enfermedad de la salud, como así también contribuir al proceso ya mencionado anteriormente, en el cual yo creo, y del cual yo siento, estamos siendo potencialmente protagonistas: una elevación de frecuencia, el cambio de consciencia del planeta. El regreso al paraíso a través de la comprensión, depuración, y consciencia de uno mismo, más bien, la creación de un nuevo paraíso, al que se llega practicándolo en el disfrute cotidiano que se construye con los cimientos de nuestra esencia, y bajo los planos de la naturaleza misma de ser.

UN NUEVO ESTILO DE VIDA
(En consciencia, en presencia, en vida!)

estilodevida2
Y sin lugar a dudas el haber cambiado mi alimentación fue el eslabón principal en mi camino de autosanación y para complementar aún más mi camino de autoconocimiento, hacia una mayor consciencia de mi mismo, y así adoptar un nuevo estilo de vida más responsable, y en mayor conexión con el aspecto espiritual y el amor incondicional del cual considero fuimos hechos. Pues poder llevar hoy en día una alimentación frugal, basada en frutas, hojas verdes, ocasionales semillas, y algún que otro “permitido social” durante el año, es una forma de alimentación  no solo orientada a lo fisiológico, compasivo, y respetuoso con la vida de los demás seres del planeta y el mismo, sino también la que nos permite gracias a ello, ser agentes de cambio de esta gran re-evolución que de boca en boca y bocado a bocado se está gestando, y desde la cual a futuro en la medida que nos vayamos desintoxicando o desbloqueando y ajustando más y mas, tarde o temprano, lograremos ver en sus resultados las verdaderas y esperadas manifestaciones de paz, armonía, gratitud, en consciencia de ser quienes vinimos a ser y alguna vez olvidamos. Pues no es más que el estilo de vida y de alimentación gracias al cual yo creo , luego de una transición previa, haber encontrado, o más bien “recordado” (y por eso espero que tu también lo hagas, a tu propio ritmo, y disfrutando del camino), las piezas faltantes de esa brújula  interna, la cual me permitió finalmente, pero desde luego gracias a complementos desde un enfoque holístico, orientar el rumbo de una manera precisa hacia tal vez la dirección más importante de mi vida; la del camino a la recuperación de la verdadera salud de manera sostenible, y la conexión con el todo, en un estado de paz interna y amor incondicional, a través de la mencionada consciencia de ser (en el sentido ambiguo de la palabra) en este camino de auto-conocimiento. Te animo a que te animes. Conecta con tu esencia. Cuando todos seamos “uno mismo”, todos seremos uno!

– LEONARDO OTERO –

logodefacebook
http://www.facebook.com/leo.andres.otero

 

YouTube-logo-full_color

https://www.youtube.com/leonardoandresotero

¿DEBERÍAMOS DEJAR DE COMER PESCADO?

Posted on Actualizado enn

 

¿DEBERÍAMOS DEJAR DE COMER PESCADO?

20160317170501110pescados

Al margen de discusiones sobre ética, si está bien o si está mal alimentarse de animales, o de razones ecológicas por el impacto de la pesca en las especies y ecosistemas, ya hoy por hoy hay muchísima evidencia del impacto del consumo de todo tipo de pescados, en la salud de nuestro organismo.En éste artículo, de la mano del PCRM (Comité de Médicos para una Medicina Responsable), y sin intenciones de afirmar ninguna verdad absoluta sino simplemente en carácter informativo, compartiremos evidencia científica importante que todos deberíamos al menos conocer, para luego sacar las propias conclusiones y tomar las mejores consecuentes decisiones.

Pescado

Un Informe del Comité de Médicos por una Medicina Responsable

(http://www.pcrm.org/health/reports/fish)

Pocos productos son tan polémicos como el pescado. Una de las principales fuentes de metales pesados y otros contaminantes, el pescado es frecuentemente objeto de avisos de riesgo de salud del gobierno. Sin embargo, algunas personas promueven el pescado como fuente de ácidos grasos omega-3. Veamos los temas.

Contaminación por mercurio

Screen-Shot-2013-11-09-at-10.47.35-AM


El mercurio se acumula en el hábitat acuático
, concentrándose especialmente en los organismos de grandes peces depredadores. De las fuentes potenciales de contaminación por mercurio, el consumo de pescado y mariscos es lo que más contribuye a la concentración de mercurio en los seres humanos. 1

Casi todos los pescados contienen rastros de mercurio. Algunos pescados y mariscos tienden a contener niveles más altos, ya sea porque viven en aguas más contaminadas o porque son carnívoros más grandes que consumen muchos peces más pequeños contaminados. Debido a que el mercurio se elimina lentamente del cuerpo, se puede acumular en niveles muy altos en los sistemas de los animales, incluyendo los seres humanos, que los consumen.

Los niveles de contaminación varían mucho de un lugar a otro e incluso entre los peces. Por lo tanto, los consumidores bien informados incluso, no tienen manera de saber si el pescado adquirido tiene un nivel alto o bajo de contaminación por mercurio. Incluso el consumo moderado de pescado que se consumen habitualmente contaminados, exponen a los consumidores a un riesgo muy rápidamente2

Efectos de la intoxicación por mercurio

120
La exposición al mercurio se ha relacionado con una amplia variedad de enfermedades, incluyendo los efectos agudos y crónicos en los sistemas cardiovascular y nervioso central. Además, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) han designado mercurio como un posible carcinógeno humano. 1

El mercurio y el Corazón

153185700
El mercurio se acumula en el corazón, así como otros tejidos, y se ha asociado con un aumento de la presión arterial, irregular y aumento del ritmo cardíaco, y aumento de las tasas de muerte por enfermedad cardiovascular en al menos 12 estudios científicos1

El consumo de ácidos grasos omega-3, incluyendo el ácido eicosapentaenoico y ácido docosahexaenonico, se han asociado con un menor riesgo de ataque al corazón en personas que consumen una dieta de estilo occidental. 3,4 Sin embargo, tres estudios recientes han demostrado que la exposición al mercurio puede tener el efecto opuesto. En un estudio, los niveles de mercurio eran un 15 por ciento más alto entre los pacientes que habían sufrido un primer ataque al corazón. 5 Un segundo estudio mostró un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular con el aumento de la exposición al mercurio. 6 El tercer estudio encontró que un alto contenido de mercurio en el cabello pueden ser un factor de riesgo de eventos coronarios agudos, enfermedades cardiovasculares, enfermedades coronarias, y todas las causas de mortalidad en los hombres de edad mediana. Este estudio también encontró que el mercurio puede negar los efectos protectores supuestos del pescado en la salud del corazón. 7

Otros contaminantes en el pescado

PESCADOTOXICOS2

Hay varios otros contaminantes que se acumulan en el pescado y el marisco.  Bifenilos policlorados (PCB), dioxinas, clordano, DDT, y  mercurio. 8

Muchas otras toxinas, incluyendo otros metales pesados y pesticidas organoclorados, llegan al agua y la vida acuática.

Estos contaminantes son tóxicos para los seres humanos, peces y otros animales que consumen y se bioacumulan. Muchas de estas sustancias son especialmente problemáticas, ya que no se borran fácilmente del cuerpo y se acumulan durante toda la vida. Por lo tanto, incluso si la exposición se limita a un período discreto de tiempo, los riesgos potenciales persisten.

Según la EPA, los PCB son conocidos carcinógenos en algunas especies y probables carcinógenos en humanos. Los PCB también han demostrado que alteran la función inmune, causan problemas de aprendizaje, y alteran el desarrollo neurológico, y pueden tener efectos endocrinos también.
Las dioxinas, también, son conocidos carcinógenos y también se ha demostrado que causa daño al hígado, pérdida de peso, erupciones en la piel, y la reducción de la función inmune. 9 Son especialmente peligrosos durante el desarrollo fetal y la primera infancia. 10
Clordano y el DDT, un organoclorado, son los plaguicidas que han sido prohibidos de uso en los Estados Unidos. No obstante, los niveles apreciables de estos productos químicos altamente tóxicos permanecen en las corrientes de agua y se bioacumulan en los peces. 11


Composición de nutrientes del pescado


omega3

Al igual que otras carnes, los pescados son especialmente densos en proteínas (de 15 a 20 gramos en una porción cocida de tres onzas). Las personas en Estados Unidos ya consumen muy por encima del valor diario de proteína (50 a 65 gramos). Promedios de ingesta de proteínas alrededor del 15 por ciento de las calorías totales, para una ingesta media de aproximadamente 100 gramos por día para los hombres y 70 gramos por día para las mujeres. 12 Gran parte de esta proteína proviene de fuentes animales.

Las dietas que contienen exceso de proteínas se asocian con un mayor riesgo de insuficiencia renal, 13 de la osteoporosis, 14 y las complicaciones de la diabetes. 15 La promoción de productos de pescado puede aumentar la ingesta de proteínas y agravar estos riesgos.

Por otra parte, el aumento de la ingesta de pescado probablemente incrementaría la grasa total y consumo de grasas saturadas . Aunque parte de la grasa en el pescado está en forma omega-3, gran parte de la grasa restante está saturada. En el Salmón Chinook, por ejemplo, el 52 por ciento de sus calorías son grasa, y en el pez espada un 30 por ciento. Aproximadamente una cuarta parte de la grasa en ambos tipos de peces está saturada. Los pescados y mariscos son también fuentes significativas de colesterol. Tres onzas de camarones tienen 166 miligramos de colesterol; En comparación, un filete 3-oz tiene alrededor de 80 miligramos. 16

Otros riesgos para la salud

0012938827
Puede haber riesgos específicos para el consumo de pescado también. Por ejemplo, un estudio de 2004 demostró que un alto consumo de pescado se asoció significativamente con el riesgo de cáncer de próstata. 17

En una revisión exhaustiva, el Centro para la Ciencia en el Interés Público determinó que pescados y mariscos han causado brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos más que cualquier otro alimento entre 1990 y 2003. 18 Tales brotes pueden ser el resultado de la contaminación bacteriana o viral o de toxinas naturales. Estas toxinas de origen natural no se destruyen con la cocción. 19

Una forma más saludable para vencer las enfermedades del corazón

medicina alimentos
Los peces a menudo se promocionan por sus posibles beneficios relacionados con las enfermedades del corazón. Sin embargo, ya se sabe que las dietas vegetarianas ayudan a prevenir, e incluso revertir, enfermedades del corazón. Los productos animales son la principal fuente de grasa saturada y la única fuente de colesterol en la dieta. Los vegetarianos evitan estos productos de riesgo. Además, la fibra ayuda a reducir los niveles de colesterol 20 y los productos de origen animal no contienen fibra. Cuando las personas cambian a un alto contenido de fibra, dieta baja en grasa, sus niveles de colesterol sérico a menudo caen drásticamente. 21,22 Los estudios han demostrado que una dieta vegetariana baja en grasas, alta en fibra,  y combinada con técnicas de reducción de estrés, dejar de fumar y el ejercicio, o en combinación con la intervención del medicamento prudente, en realidad pueden revertir la aterosclerosis, endurecimiento de las arterias. 23,24

Las fuentes más seguras de Omega-3  

Los altos niveles de toxinas, grasas y colesterol y la falta de fibra, hacen del pescado una mala elección en la dieta. Los aceites de pescado se han popularizado como una panacea contra todo, desde problemas de corazón a la artritis. De hecho, los suplementos de aceite de pescado pueden aumentar el riesgo de arritmias cardiacas en algunos pacientes, especialmente aquellos que requieren un marcapasos para este problema. 25 La investigación ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 se encuentran en una forma más estable en verduras, frutas y legumbres26,27

El ácido alfa-linolénico, el único ácido graso esencial omega-3, se encuentra en muchos vegetales, frijoles, nueces, semillas y frutas. Se concentra en las semillas de lino y aceite de linaza y también encontrado en aceites como la canola, soja, nueces y germen de trigo.  28,29 También en maíz, cártamo, girasol y semillas de algodón son generalmente bajos en omega-3. El consumo de pescado, de ninguna manera es la única manera de asegurar una ingesta adecuada de ácidos grasos omega-3.

(*Nota: El Ácido Alfa-linolénico (ALA), tiene mayor eficiencia de conversión a EPA y DHA en dietas vegetarianas bajas en grasas y moderadas en omega 6) 30,31

Conclusión

Dada la clara evidencia de que los peces son comúnmente contaminados con toxinas de las que se han conocido sus efectos perjudiciales irreversibles en niños y adultos, el consumo de pescado no debe ser promocionado. Otros riesgos asociados con el consumo de pescados y mariscos, que son altos en proteínas, y a menudo en grasas saturadas y colesterol, también son considerables. Lo mejor es evitar el consumo de pescados y mariscos. Otros, los alimentos más saludables de origen vegetal, ofrecen la gama completa de nutrientes esenciales sin las toxinas y otros riesgos para la salud que acarrea el consumo de pescado.

Fuente principal: http://www.pcrm.org/health/reports/fish

IMPACTO EN LA ECOLOGÍA A NIVEL GLOBAL
OTRA RAZÓN PARA EVITAR EL PESCADO

pesca_arrastre-680x427

Otra de las razones por las cuales deberíamos evitar el consumo de pescado, es el enrome impacto que los métodos de pesca, sobre todo la pesca de arrastre, genera en los ecosistemas marinos. Este método utiliza redes que van arrasando con todo… y “con todo” es literal… arrasan con todo tipo de animales acuáticos… peces, delfines, tiburones, pulpos, rayas, tortugas de mar, muchos peces que pierden la vida colateralmente al objetivo de pesca de otra especie, junto con el hábitat que también se pierde para otros peces, al arrasar con vegetales marinos, arrecifes de coral, etc, de los cuales ellos se alimentan y en los cuales vive la fauna marina.

Sobre todo la pesca de camarones, mariscos (VER ESTE ARTÍCULO: CLICK AQUÍ)


 

“¿Qué raro?.. mi abuelo llegó a los 100 años comiendo mucho pescado”

Al margen de que ya sabemos que el equilibrio en la salud no depende del consumo o el no consumo de un solo alimento o unos pocos en particular, sino un conjunto de factores, incluidos los ajenos a la dieta (pues vemos casos de longevidad también en ancianos fumadores, y hoy por hoy ninguna rama de la ciencia contradice sus perjuicios, además de que no se trata solo de llegar a muchos años, sino de la calidad de vida, la condición de salud en dicha vejez), es importante saber, que EL NIVEL DE CONTAMINACIÓN de los mares se ha TRIPLICADO en las últimas décadas – VER.

“¿Entonces los Japoneses?… Ellos comen pescado y están longevos y sanos”

Los verdaderos longevos y  saludables del JAPON, se encuentran en la región de OKINAWA. Al margen de que los longevos actuales, han pasado la mitad de su vida o más, incluyendo pescados en condiciones 3 VECES MENOR de contaminación que las actuales, aun así la cantidad que incluyen en su dieta es de un 3% de las calorías totales, ya que su alimentación se basa 96% en alimentos de origen vegetal (no refinados, frescos, locales, y basado en carbohidratos, bajo en grasas), y un 1% restante de otros alimentos variados. Siendo además, que comen MENOS CANTIDAD DE PESCADO que todo el resto de los Japoneses (que son menos longevos).

Lo más influyente de la longevidad de Okinawenses radica, no exclusivamente en su dieta 96% vegetariana, frugal (moderada en calorías), con muchos alimentos locales y orgánicos y lo que mencionamos, sino también en su contexto de vida físicamente activo, no tan estresante, entre otros posibles factores genéticos (*), y culturales influyentes como por ejemplo el honrar y respetar la vejez, y apoyo y cuidado a los ancianos, quienes además como otro factor influyente, los okinawenses luego de jubilarse aún siguen también activos, y trabajando el campo. – VER

(*) Ver también: Determinantes genéticos de la longevidad humana – Estudio de centenarios de Okinawa.

 

“¿Cómo es posible que los peces que consumimos estén contaminados, si las fábricas y minas se encuentran en las costas y la pesca se hace mayormente mar adentro?… Y además tampoco hay fábricas y minas en todas las costas.

Aquí hay que partir primero de la evidencia de que los peces mar adentro están contaminados con mercurio, es decir, independientemente de cómo haya llegado el mercurio a ellos mar adentro, la evidencia está. Dicho esto, igualmente sabemos algunas causas de ello, pues podemos también saber que muchos peces depredadores se acercan a las costas para alimentarse de los más pequeños y contaminados, y así luego éstos quedan contaminados regreso mar adentro, pero la causa aparentemente más relevante es que (y esto evidenciaría que no necesariamente deba haber contaminación en los mares costeños únicamente), la contaminación del aire, por contaminantes tierra adentro (y además no solo por minas y fábricas) puede recorrer muchas distancias y puede contaminar mar adentro. Esto se puede ver muy claramente en este vídeo . Pero una fuente de todo esto es la referencia número 1 de este artículo (link directo al informe / estudio COMPLETO)

Además un informe  de la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD, junto con la ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS, donde se especifican las especies más contaminadas, las fuentes de contaminación, y mucha información de utilidad – VER

Pero además es importante también recordar que el problema del pescado no es sólo el mercurio, sino también las demás toxinas, las cuales se dan en gran cantidad también en piscifactorías, piscinas de cultivo (químicos, antibióticos, etc). –VER


Más DATOS CIENTÍFICOS relacionados (en  VÍDEOS):

* Se demuestra que la cantidad de mercurio de  1/2 lata de ATUN, equivale al de 100 VACUNAS!

* El mito de la salud de los esquimales y el consumo de pescado

* Consumo de pescado y DIABETES

* ¿Es el pescado “saludable para el cerebro”?

* Otro que tal vez sea de interés: ¿Los peces sienten dolor?

 

– LEONARDO OTERO –

logodefacebook
http://www.facebook.com/leo.andres.otero

YouTube-logo-full_color
https://www.youtube.com/leonardoandresotero

Referencias
1. Comité de los efectos toxicológicos del metilmercurio, Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Los efectos toxicológicos del metilmercurio.Washington, DC: National Academy Press; 2000.
2. Bender M. Carta a la FDA sobre cómo proteger mejor a las mujeres y niños de la exposición al mercurio, 24 de febrero de 2004. Disponible en:www.mercurypolicy.org/new/fdaletter022404.html . Consultado enero de 2007.
3. Hu FGB, Bronner L, Willett WC, et al. Pescado y ácidos grasos omega-3 bis ingesta de ácidos grasos y el riesgo de enfermedad coronaria en mujeres.JAMA . 2002; 287: 1815-21.
4. Siscovick DS, Raghunathan TE, Rey I, et al. La ingesta dietética de ácidos grasos de cadena larga n-3 poliinsaturados y el riesgo de un paro cardíaco primario. Am J Clin Nutr . 2000; 71: 208S-212S.
5. Guallar E, Sanz-Gallardo MI, van’t Veer P, et al. Metales pesados e infarto de miocardio grupo de estudio. Mercurio, aceites de pescado, y el riesgo de infarto de miocardio. N Engl J Med . 2002; 347: 1747-1754.
6. Salonen JT, Seppanen K, Nyyssönen K, et al. La ingesta de mercurio de los peces, la peroxidación lipídica, y el riesgo de infarto de miocardio y coronaria, cardiovascular, y cualquier muerte en hombres finlandeses orientales. Circulación . 1995; 91: 645-655.
7. Virtanen JK, Voutilainen S, Rissanen TH, et al. El mercurio, aceites de pescado, y el riesgo de eventos coronarios agudos y las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades coronarias, y todas las causas de mortalidad en los hombres en el este de Finlandia. Arterioscler Thromb Vasc Biol .2005; 25 (1): 228-233.
8. Agencia de Proteccion Ambiental de los Estados Unidos. 2004 lista nacional de los peces y los avisos de vida silvestre, hoja informativa, de septiembre de 2005. Disponible en: http://epa.gov/waterscience/fish/advisories/fs2004.html#figure1 . Consultado enero de 2007.
9. Agencia de Proteccion Ambiental de los Estados Unidos. Dioxinas. Disponible en: www.epa.gov/ebtpages/pollchemicdioxins.html . Consultado enero de 2007.
10. Agencia de Proteccion Ambiental de los Estados Unidos. Bioacumulativas y tóxicas (PBT) programa químico: dioxinas y furanos. De abril de 2003. Disponible en: www.epa.gov/pbt/dioxins.htm . Consultado en abril de 2004.
11. Mahaffey KR. El metilmercurio: actualización de la epidemiología. Presentación en el foro nacional sobre los contaminantes en el pescado, San Diego, 28 de enero de 2004. Disponible en: http://www.ewg.org/issues_content/mercury/ppt/3 . Consultado en abril de 2004.
12. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Tendencias en el consumo de energía y macronutrientes-Estados Unidos, 1971-2000. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2004; 53 (4):.. 80-82
13. Caballero EL, Stampfer MJ, Hankinson SE, Spiegelman D, Curhan GC. El impacto de la ingesta de proteínas en la disminución de la función renal en mujeres con función renal normal o insuficiencia renal leve. Ann Int Med . 2003; 138: 460-467.
14. Feskanich D, Willett WC, Stampfer MJ, Colditz GA. El consumo de proteínas y las fracturas óseas en las mujeres. Am J Epidemiol . 1996; 143: 472-479.
15. Gin H, Rigalleau V, M. Aparicio lípidos, la ingesta de proteínas, y la nefropatía diabética. Diabetes Metab . 2000; 26: 45-53.
16. Pennington JAT, Douglass JS. Valores de los alimentos de la Iglesia de porciones Bowes y de uso general. Ed 18a. Baltimore, MD: Lippincott Williams & Wilkins; 2005.
17. Allen NE, Sauvaget C, Roddam AW, et al. Un estudio prospectivo de la dieta y el cáncer de próstata en los hombres japoneses. Cancer Causes Control de . 2004; 15 (9): 911-920.
18. Centro para la Ciencia en el Interés Público. 2004 alerta de epidemia! cerrar las brechas en nuestra red de seguridad federal de alimentos, 6ª edición. Disponible en: http://cspinet.org/new/pdf/outbreakalert2004.pdf . Consultado enero de 2007.
19. División de los CDC de Enfermedades Bacterianas y micóticas. Listado de enfermedades: las toxinas marinas. Disponible en:http://www.cdc.gov/ncidod/dbmd/diseaseinfo/marinetoxins_g.htm . Consultado enero de 2007.
20. Sacks FM, Castelli WP, Donner A, Kass EH. Lípidos y lipoproteínas del plasma en los vegetarianos y los controles. N Engl J Med . 1975; 292: 1148-52.
21. Barnard RJ, Inkeles SB. Efectos de un programa de dieta y ejercicio intensivo sobre los lípidos en las mujeres posmenopáusicas. Womens Health Issues . 1999; 9: 155-161.
22. Barnard ND, Scialli AR, Bertron P, Hurlock D, K Edmonds, Talev L. Eficacia de una dieta vegetariana baja en grasas en la alteración de los lípidos séricos en mujeres premenopáusicas sanas. Am J Cardiol . 2000; 85: 969-972.
23. Ornish D, Brown SE, Scherwitz LW. ¿Pueden los cambios de estilo de vida revertir la enfermedad coronaria? Lancet . 1990; 336: 129-133.
24. Esselstyn CB Jr, Ellis SG, Medendorp SV, Crowe TD. Una estrategia para detener y revertir la enfermedad arterial coronaria: un estudio longitudinal de 5 años de la práctica de un solo médico. J Fam Pract . 1995; 41: 560-568.
25. Raitt MH, Connor WE, Morris C, et al. La administración de suplementos de aceite de pescado y el riesgo de taquicardia ventricular y fibrilación ventricular en pacientes con desfibriladores implantables:. Un ensayo controlado aleatorio JAMA . 2005; 293 (23): 2884-2891.
26. Odeleye OE, Watson RR. Implicaciones para la salud de los ácidos grasos n-3. Am J Clin Nutr . 1991; 53: 177-178.
27. Kinsella JE. Responder a O y R Odeleye Watson. Am J Clin Nutr . 1991; 53: 178.
28. Hunter JE. Los ácidos grasos n-3 a partir de aceites vegetales. Am J Clin Nutr . 1990; 51: 809-814.
29. Mantzioris E, James MJ, Gibson RA, Cleland LG. La sustitución de la dieta con un alphalinolenic aumentos de aceites vegetales ricos en ácido eicosapentaenoico concentraciones de ácido en los tejidos. Am J Clin Nutr . 1994; 59: 1304-09.
30. Odeleye OE, Watson RR. Implicaciones para la salud de los ácidos grasos n-3. Am J Clin Nutr .1991; 53: 177-178.
31. Williams CM, Burdge G. de cadena larga n-3 PUFA: Planta de fuentes marinas v.. P Nutr Soc .2006; 65: 42-50

¿CAMARONES? ¡NO, GRACIAS!

Posted on Actualizado enn

¿POR QUÉ EVITAR LOS CAMARONES?

9815_9296_image

Dejando en esta oportunidad de lado discusiones sobre ética (si está bien o si está mal alimentarse de animales),  es importante conocer qué hay detrás de la producción de camarones, y así más razones por las cuales deberíamos evitar consumirlo.

Bueno, como todo pescado, siempre vendrá contaminado. En este caso, podríamos decir que habría cierta “ventaja” en principio en camarones de mar y no de cultivo, por ser un animal chiquito que no tendrá muchos metales pesados en su organismo, en comparación con otros grandes como el atún, sin embargo, el camarón se encuentra en zonas muy contaminadas, con dioxinas, PCB, etc. y se ha encontrado estos residuos en ellos.

Además es un animalito que se alimenta en fondo del océano de parásitos, y otros animales muertos. Ha sido relacionado en muchos estudios su consumo con patologías e intoxicación.

Ahora bien, el camarón de cultivo, tampoco se salva. Jill Richardson en un artículo en base a extensa investigación sobre los camarones señala:

“La preparación de los estanques de camarón comienza con urea, superfosfato, y el diesel, luego prosigue a la utilización de los plaguicidas (sustancias químicas que matan peces como el cloro y rotenona), pesticidas y antibióticos (incluyendo algunos que están prohibidos en los EE.UU.), y termina por el tratamiento de los camarones con tripolifosfato de sodio (un presunto neurotóxico), bórax y soda cáustica de vez en cuando. A su llegada a los EE.UU., pocos, si los hay, son inspeccionados por la FDA, y cuando los investigadores examinaron los camarones importados listos para comer, encontraron 162 especies diferentes de bacterias con resistencia a 10 antibióticos diferentes”.

También sabemos que, tanto los camarones de mar como de cultivo, tienen alto contenido en colesterol, algo nada favorable para el organismo.

Además de todo ello, la industria del camarón es de las que más impacto tiene en el medio ambiente y otros peces. Sea de cultivo como de mar. Ya que los de cultivo se necesitan como 14 kilos de peces para producir 1 kilo de camarón (lo cual es muchísimo coste marítimo), y los de mar, se pescan mediante el método de arrastre, donde ponen las redes que van arrasando con todo… y “con todo” es literal… arrasan con todo tipo de animales acuáticos, peces, delfines, tiburones, pulpos, rayas, tortugas de mar, todos estos pierden la vida por la simple razón de la industria del camarón, junto con el hábitat que también se pierde para otros peces, al arrasar con vegetales marinos, arrecifes de coral, etc, de los cuales ellos se alimentan y en los cuales vive la fauna marina.

Y por si aún así fuera poco, como Stephen Messenger, de TreeHugger, afirma:

“Se talan como 13 kilómetros cuadrados para producir en piscinas tan solo 1 kilo de camarones”.

CONCLUSIÓN

Las razones (al margen de las éticas en relación a la matanza de seres sintientes), para evitar el consumo de camarones se podrían resumir en:

CON TODO MI SER

Posted on Actualizado enn

paospaos

“CON TODO MI SER”

Con todo mi ser,
no importa lo que pienses de mi “aquí”
ni lo que creas del “nosotros”
ni aquello que no puedas ver de tí
en cada estrategia para evitar mi rostro

Con todo mi ser,
desde el plano que hace posible
estar aquí “de este lado”
desde allí donde no existe léxico
ni palabras que puedan expresarlo
sólo el ser mismo
expresándose a sí mismo en amor
Y encontrarte…
fue encontrar la razón
que comprueba que el amor real
se expresa a sí mismo en todos los planos
de manera incondicional
y más allá de la “condición” de humanos

Con todo mi ser,
mas allá de todo rótulo o etiqueta
de toda tendencia astrológica
y cualquier alineación de planetas

Con todo mi ser,
mas allá de nuestra percepción del tiempo
y del principio al fin de cada instante
desde su propia y eterna esencia constante

Con todo mi ser,
desde todo lo que soy, y lo que pude ser
desde donde “yo soy”, y en donde sea que esté

Con todo mi ser por todo lo que fui
y desde todo lo que “es” a través de mi

Desde, y hasta ese lugar
donde ya no hay egos que fragüen emboscadas
Allí donde se volvieron las miradas
para volverse una sola y recordar lo que fuimos
en esa esquina del cielo urbana
donde “nos volvimos a ver”…
la primera vez que nos vimos

– LEONARDO OTERO –

logodefacebook
http://www.facebook.com/leo.andres.otero

RENUNCIAR AL TRABAJO, VENDERLO TODO, Y… ¡VOLAR!

Posted on Actualizado enn

RENUNCIAR AL TRABAJO, VENDERLO TODO, Y… ¡VOLAR!

paraelblog

10985445_10205833731636061_4567245104372936416_n

¿Cómo llegué aquí?
Pues simplemente, o principalmente,  siguiendo la intuición. ¿Frase trillada verdad?. Sí, suena bonito y sencillo, pero todos sabemos que cuesta encontrarla, y cuesta reconocerla, a veces tanto como cuesta el mismo camino de la vida cuando se vuelve cuesta arriba. Pero, si algo mi propio camino hasta aquí me ha mostrado, es que esto nos cuesta tanto porque intentamos encontrarla o reconocerla con la cabeza, olvidando que la intuición pertenece al corazón, y justamente se percibe cuando la anterior no interfiere tanto.

Allí entonces, cuando empezamos a accionar  “arriesgando”, con una mano en el pecho y no con 2 en el cuello  (de hecho, desde el primer momento en que “de corazón” decidimos lo que vamos a hacer) el universo te empieza a acomodar un poco las baldosas en el camino, y sus bifurcaciones en él, llevándote a callejones donde (si te anímas a pasar), te cruzas con las personas adecuadas, los momentos adecuados,  los “climas” adecuados, y hasta… ¡las PIEDRAS adecuadas!, pues sí, es que las cosas se van dando pero hay que estar atento pues muchas veces vienen en otro formato, en otra polaridad (“negativa”) y solo hay que saber interpretarlas para descifrar el mapa que nos traen, escrito principalmente en “jeroglíficos emocionales”.

Cuanto más uno se va acercando a sí mismo, menos necesita de dichos jeroglíficos para comprender su ser, pues allí las cosas comienzan a llegar con la polaridad contraria (positiva), porque uno empieza a vibrar en esa frecuencia, en la frecuencia de la esencia misma. La que todo lo da a la vez que  todo lo tiene; la que todo lo tiene porque todo lo da. La que nos guía a través de esa misma vibración que reconocemos dentro como parte del mismo camino. Esa vibración es la música del espíritu mismo, y así entonces el sendero es su melodía, esa que podrás “armonizar” con simplemente “ser” lo que sea que seas detrás de los disonantes condicionamientos del sistema, los culturales, familiares, sociales, y de la propia intoxicación que nos condiciona todo lo anterior condicionando nuestro carácter, los pensamientos,  las emociones; pero también hay que recordar, que incluso tus “golpes” podrán ser la percusión necesaria para lograr finalmente tu propia armonía, cambiando a tu manera tu propio ritmo de vida.

Entonces… esos serán tal vez los consejos si quieres y sientes realmente partir….

1) Vende todo! (jaja)
2) No sin antes estar dispuesto a “buscarte a ti mismo”
(pues ese es el verdadero destino y propósito del viaje)

 

Chile 2015 Son 2 viajes… el primero es “al interior”, y el segundo es gracias a éste, pues allí “dentro” es donde uno encuentra las alas que siempre tuvo y que solo creímos (o nos hicieron creer) que sólo podíamos verlas en el cielo, cuando en realidad las podemos ver también en el espejo, pues éstas siempre estuvieron, solo que no las reconocemos hasta que no estén abiertas, y no las abrimos, sino hasta que NOS abrimosAbrir la mente y el corazón, es abrir tus alas.

 PERO ES QUE VIVO AL DÍA CON MI SUELDO…

money

Es curioso pensar cuántos somos los que vivimos “al día”, pero más curioso es notar que algunos vivimos “al día” con $4000 al mes,  mientras otros  viven “al día” con $20.000,  otros $50.000 o no les alcanzan $100.000, y así hasta donde llegue el alcance de tus “limitaciones diarias”.
Hace 2 años yo vivía “al día” con el doble del sueldo de hoy, menos de la mitad del tiempo libre, y más del triple de trabajo (sin contar que hoy trabajo de lo que me gusta y antes no) hasta que me di cuenta que no se trata de vivir “al día”, sino de “vivir el día”.

PERO ES QUE NO TENGO TIEMPO…

hoy-no-tengo-tiempo_1_1860996

Yo creo que uno “no tiene” tiempo, cuando “tiene” apego a éste. El tiempo, como el sueldo, también es relativo, y hay que buscarle la vuelta, claro, pero la clave es entender que la vuelta de la tuerca, para “abrirse”, se gira para “adentro”, justamente en dirección contraria a las agujas del reloj… justamente así es como uno se desapega del tiempo, conectando o girando en dirección a uno mismo, y “uno mismo” solo puede vivir, en ese tiempo donde la única hora que marca el reloj es esa que lleva una letra”a” adelante … AHORA!

… EL VERDADERO VIAJE ES EL DEL AUTOCONOCIMIENTO…

Es comprender que el viaje es sobre el camino de tu propia experiencia, el camino del autoconocimiento, es un viaje “al interior”, donde el GPS es la intuición y el satélite el corazón.
La  forma de viajar al interior será entonces a través de todo aquello que nos conecte con esa parte nuestra interna. El uso y desarrollo de nuestras innatas habilidades, talentos, pasiones; nuestras  risas de gozo, nuestros llantos de emoción, nuestra respiración, nuestra meditación (y meditar no solo es sentarse en posición india en la cima del monte diciendo “OM”, sino también es escuchar tu música favorita, dibujar, crear, distraerte con algo que envuelva tu mente fuera de la noción del tiempo y el espacio, etc.), y sobre todo, la desintoxicación (a través de la alimentación, la alimentación natural, la fisiológica, alimentarnos de la naturaleza para ser “nosotros mismos”, porque “somos parte de la naturaleza” , esa es nuestra naturaleza de ser).

11816836_10206431559941395_6098146437443951567_n

Estamos tan obstruidos por toda nuestra propia toxemia condicionando nuestras emociones, pensamientos, y acciones, que a su vez nos bloquean la conexión espiritual, la conexión con lo que realmente somos, esa misma que a al leer estas palabras que escribo seguramente sientas un sabor empalagoso, producto de una baja vibración o exceso de raciocinio, producto a su vez de un condicionamiento de parte de los medios por su intento a través de noticias y películas de “ridiculizar” este aspecto del ser, o hacernos creer que solo corresponde a seres de fantasía o mágicos no humanos, cuando en realidad ese aspecto es el verdadero humano, el espiritual, el que revela la magia que somos en esencia, el que evidencia nuestro verdadero potencial como “seres”  en experiencia, y no como “animales racionales”.

Y todo este camino depurativo, que te va conectando cada vez más con las cosas y formas sutiles de la vida, del ser, y de simplemente ser, te va llevando a ver mayores los contrastes en una vida de ciudad acelerada, y de dependencia a un sistema automatizado, lo que te hace tomar mayor consciencia y hacerte preguntas o reflexionar de manera diferente ante esas mismas preguntas que tal vez toda tu vida te has hecho, como…

¿Qué hago aquí? … ¿Esto es lo que realmente quiero de mi vida?… ¿Vale la pena todo esto para solo “vivir” 15 días al año, pensando en el estrés que tendré en el trabajo al regresar por haberme tomado ese tiempo?… ¿Vale la pena esperar a tener la posición económica suficiente para disfrutar de más tiempo, a costas de comprometer la salud que tal vez me quite ese mismo tiempo buscado?.. y todas las que te estarás haciendo, que sé muy bien cuales son, y que todos sabemos que abarcarían toda otra carilla aparte!

DSC00645

Mi ser, a través de mi intuición y este cambio de consciencia, empezó a pedirme más naturaleza. Más de mi, a pedirme de allá afuera, más de lo que tengo aquí dentro, la misma naturaleza, pues es una sola. Y así fue como luego de un primer viaje de 40 días por Argentina (casualmente un viaje “al interior”), al volver a Buenos Aires dije… “me voy de aquí”. Lo supe sin saber como lo sabía pero sabiendo que lo sabía (esa es la intuición!) Y así fue, vendí todo lo que podía vender (¡TODO!… menos la guitarra jeje), y las cosas se fueron acomodando para que a los pocos meses pudiera viajar hacia México. Sin saber que iba a hacer de mi vida, pero sabiendo que sería una vida más compatible con la acción de “vivir”.  Sin mucho dinero, sin mucha certeza, sin mucha “cabeza”,  pero sí con mucho corazón, así fue que al llegar las cosas se fueron dando para encontrar estabilidad, esa palabra que rima con “libertad”. Porque cuando haces las cosas de corazón, y no tanto de “razón”, el universo te sustituye ésta ultima, es decir, el universo “te da la razón” … Porque el corazón jamás se equivoca.

 

11021267_10205237089160372_1076975651609036127_n

Hoy luego de 1 año fuera de Argentina, mi país natal, y Buenos Aires, la ciudad que nunca duerme; pareciera ser mucho más el tiempo que separa a ese quien ocupaba un puesto de trabajo intenso de 8 a 10 horas, de éste quién hoy ocupa un lugar en mí.
Tener noción de quien eres, es perder la noción del tiempo. Porque el ser está más allá del tiempo y del espacio. Así que… date un espacio para ser quien eres, y tendrás más espacio para tomar carrera y así finalmente poder volar!

Abre tus alas, eres un ángel en la tierra…

 

opcion1

 

Comparto un vídeo, tal vez centrado más en mi alimentación, pero con la idea de mostrar un poco de mi vida actualmente 🙂 Gracias por leer!

Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=kdIsrBdW-ao

 

– LEONARDO OTERO –

logodefacebook
http://www.facebook.com/leo.andres.otero

YouTube-logo-full_color
https://www.youtube.com/leonardoandresotero

Curarse gracias a las frutas (Dieta 80/10/10 – Mi experiencia)

Posted on Actualizado enn


Curarse gracias a las frutas (Dieta 80/10/10 – Mi experiencia)

meloncingui


¿INSTINTO FRUGIVORO? 

1(2)

Muchísimas veces me habían recomendado leer el libro de Douglas Graham “La dieta 80 10 10”, debido a mis tantos problemas de salud, que si bien gracias a cambios de alimentación y hábitos había logrado reducirlos considerablemente (sobre todo mi depresión, fobia, ataques de pánico, artritis, fibromialgia, candidiasis, etc), aún parecían ser a prueba de todo tipo de tratamiento y/o medicación, sobre todo los más relacionados con problemas de azúcar en sangre como candidiasis o riesgos de diabetes. Pero con tan solo leer el título: “LA DIETA 80 10 10”, no podía evitar sentir cierto rechazo. Pues, por filosofía de vida personal o intuición, y malas experiencias pasadas, no estaba de acuerdo en que se deba realizar una “dieta” para lograr un equilibrio saludable, sino más bien optar por hábitos o estilos alimenticios, pero evitando caer en dogmatismos. Y si de hábitos o estilos alimenticios hablamos, yo particularmente creo haber atravesado casi todos los mares, dejándome llevar por cada “corriente” culinaria que pudiera tal vez desembocar a orillas de la tan ansiada “Tierra de la esperanza” capaz de ofrecerme suelo firme en donde poder pisar con confianza sujeto a alguna chance de poder lograr algún día el equilibrio en mis pasos hacia la recuperación y mantención en pie de mi propia salud. No obstante, luego de largos años naufragando en estos misteriosos y bravos océanos de las patologías crónicas, sin poder siquiera avistar en ningún horizonte terapéutico o alimenticio isla segura curativa alguna donde desembarcar, me encontré finalmente con la corriente del crudiveganismo (todo crudo y nada de origen animal).
Si bien aún luego de 2 meses de seguir esta línea cruda, y sin incluir demasaida fruta sino más bien semillas, frutos secos, aguacate (palta), deshidratados,  y mucho verde; mi condición de salud todavía no era buena en sentido general y había bajado terriblemente de peso y me sentía con muy poca energía, ésta era hasta el momento la elección alimenticia que había logrado en mí, la reducción más notable del cuadro general de mis padecimientos crónicos.

Sin embargo aún así…
… todavía…
… algo en el crudiveganismo seguía sin convencerme…

Yo tenía la creencia, o la intuición, de que para llegar a la curación o recuperación del equilibrio, se debería, ayunar como hacen los animales, o bien volver a la fuente, es decir, vivir de la manera más fisiológica posible, de modo que permita al organismo la posibilidad de funcionar en su estado óptimo maximizando su poder de auto-curación natural, sin dejar de nutrirse, y pudiendo también seguir con las obligaciones diarias. Y de cierta manera, a pesar de llevar este tipo de alimentación en donde todo es 100% crudo y vegetal, intuía aún que no era del todo fisiológica. Intuía que a pesar de incluir frutas, no eran ni los vegetales, ni frutos secos, ni semillas, ni brotes, ni las algas, ni mucho menos un pan de linaza deshidratado, sino más bien, las mismas FRUTAS la fuente principal o alimento fisiológico por excelencia para el ser humano, por ende paradójicamente, el tan cuestionado azúcar, el principal combustible con el cual funcionamos, mientras tengamos esta consciencia de buscarlo en los alimentos físicos, ya que tal vez el principal combustible sea el que éstos almacenan, la energía del sol, o también nos nutra el aire (pues más de algunos minutos sin él no podemos vivir).

Es que pensaba y volvía a pensar, y no podía entender como un alimento tan perfecto como la fruta, tan accesible, tan fácil de comer y digerir, tan abundante en la naturaleza, tan sabroso, tan aromático, tan colorido, con tanta variedad, y tan rico en nutrientes, deba ser tan controlado por ser MALO para la salud al comerlo en abundancia.

¿Cómo era posible que algo que nos da la naturaleza en abundancia, tan rico y tentador en su estado natural, sea algo malo al comerlo en cantidad? ¿Por qué debíamos limitarnos tanto en su consumo?

001111015d89090d17780c

Simplemente no comprendía como algo tan natural y sabroso pudiera ser una de las causas de diabetes, candidiasis, hígado graso y tantas otras patologías adjudicadas a azúcares, entre los cuales se encuentra la fructosa (azúcar principal de las frutas)

¿Sería acaso que los problemas de azúcar en sangre, no eran en realidad por culpa del azúcar?

Gracias a estas preguntas internas, reforzadas desde el sentido común, pero sobre todo por DESERPERACIÓN por mi estado “crónico” de salud general (que a pesar de algunas sí, grandes mejorías, parecía aún ser a prueba de todo tipo de tratamiento, medicación, experimentación, y elección alimenticia) me propuse entonces, (y aun sin conocer todavía de que trataba la dieta 80 10 10) hacer lo que yo intuía que haría cualquier humano en su estado y entorno más puro y natural en caso de no disponer de una industria alimenticia: Comer más de lo que fuese más fácil de recolectar y de ingerir, más abundante en el entorno, más rico y más saciante; y también de todo lo otro que naturalmente aunque en menor cantidad ofrezca la misma madre tierra, pero deduciendo previamente por sentido común si fuese o no alimento para el humano en su estado natural, y a su vez todo esto, escuchando lo que me pidiera mi propio organismo, teniendo en cuenta por supuesto los posibles condicionamientos por no tener un cuerpo del todo sano y estar alejado del apetito instintivo, y teniendo en cuenta las condiciones y exigencias propias inevitables del estilo de vida moderno, tan empecinado en alejarse del hipotético fisiológico.

frutas_tropical1

Así fue que por toda esta deducción, pero más que nada por pura intuición, y ya totalmente resignado decidí entonces… COMER FRUTAS Y FRUTAS… Y ¡MÁS FRUTAS! Simplemente la cantidad que quisiera hasta estar satisfecho, como decimos los Argentinos: meta fruta y fruta “morfando” todo el día…

 METAFRUTAMORFOSIS

 

Tal vez prefería morirme de diabetes o candidiasis, pero ¡feliz!… o bien, no con felicidad real o plena quizás, pero sí, en el intento de poder lograr al menos de alguna manera volver a sentirme vivo una vez más antes que termine la vida que estando con vida no podía vivir.

A pesar de esto, mi caprichoso instinto de precavido, me motivó a consultarle al doctor… ¡Google! (pues ya no me quedaban más doctores por los cuales guiarme) si existía quienes hubiesen ya experimentado una dieta ALTA EN FRUTAS sin morir en el intento!

Y así fue como buscando información al respecto en internet, me topé con la dieta 80 10 10. La mismísima a la cual venía esquivando desde hacía un tiempo.

la-dieta801010drdouglasgraham-1-638

Si bien (como era de esperarse) en principio me encontré con mucha controversia acerca de consumir frutas en abundancia, los fundamentos en contra no llegaban a convencerme, aún, encontrando casos de personas quienes habían tenido consecuencias aparentemente muy difíciles o graves, pues, estos parecían ser más a causa de crisis de desintoxicación por el poder regenerativo de las frutas (o del organismo mismo mejor dicho, gracias a una alimentación frutal), y no por culpa de la misma fruta. Es por ello que, confiando en mi intuición y en los otros tantísimos casos de éxito en este estilo, decidí darle una oportunidad a la dieta 80 10 10.

—- . —-

ECLIPSE FRUTAL

INEWS_USA-SpaceFruit-250x250

Pocas páginas del libro bastaron para que todos los planetas finalmente se empezaran a alinear. Al ir leyendo el libro, no solo entendí el por qué de los números 80 10 10, entendí que, o mejor dicho intuí fuertemente por qué el azúcar EFECTIVAMENTE era el principal de los macronutrientes para obtener nuestro combustible, comprendí el por qué del eterno deseo innato natural en el hombre por lo dulce, entendí por qué fuimos diseñados o evolucionados con esta anatomía y sistema digestivo, supe prácticamente quienes somos en nuestro estado más puro en armonía con la naturaleza y los demás seres vivos, en otras palabras, me sentí total, plena, y “naturalmente” identificado como ser humano en cada paso de la lectura.

—- . —-

RESULTADOS:

antesydespues

 

TAN SOLO 3 semanas de seguir esta alimentación, fue lo que tardé en recuperar TODA ESPERANZA de salir finalmente adelante, y esa impagable y olvidada sensación que había perdido años atrás y que todavía no conseguía lograr del todo: ¡sentirme vivo!
No solo recuperé muchísimo mi energía en poco tiempo, y resolví finalmente mis desniveles de azúcar en sangre, sino que también la mayoría de los síntomas de candidiasis derivados (picazones, llagas bucales, debilidad, artritis, mareos, malas digestiones, etc.) que habían persistido en mayor o menor medida ante todo tipo de tratamientos y dietas durante años, habían prácticamente desaparecido.

Mis cambios de humor ya no existían, me mantenía con ánimo durante todo el día, y hasta notaba una extraña sensación de “alegría sin razón” similar a cuando uno es niño.

Además, yo había pasado muchas transiciones a lo largo de los últimos años. De omnívoro a vegetariano (siguiendo bastante las reglas del higienismo), de vegetariano a vegano, o “vegetariano estricto” (pasando por ayurveda, macrobiótica, entre otras), de vegetariano estricto a crudivegano (o “crudivegetariano estricto”), y en NINGUNA de estas formas de alimentación había podido eliminar del todo mis deseos incontrolables por azúcares refinados, harinas, bollería, pastas, a pesar de no consumirlos ya desde hacía mucho tiempo, más que en eventuales compromisos sociales. Esa sensación de adicción seguía latente cada vez que pasaba por la puerta de alguna pastelería, donde lo dulce me recordaba el amargo sabor de la vida en abstinencia.

La forma de alimentación 80 10 10, fue la única con la cual pude vencer esta ADICCIÓN a harinas y azúcares refinados. Es hasta el día de hoy, ya desde finales del 2012 de seguir esta línea, que no volví a tener nuevamente deseos por toda esa bollería, pasteles, tortas, harinas, o refinados.

Pero ésta no es la mejor parte, lo mejor es que con el correr del tiempo luego de varios meses o casi un año, no sólo dejé de evidenciar síntomas de caidas esporádicas energéticas o todo sintoma (que si bien no era relevante en un contexto de tanto bienestar, permanecia aún, como algo de hinchazon en la panza, tal vez algún poquito de visión borrosa con algunos atracones de fruta, antojos que aparecían por comidas cocidas y no de las más saludables, etc etc) ni sólo tampoco el hecho de mantenerme hasta el día de hoy sin UN SOLO resfrío, fiebre, y con la mejor estabilidad emocional y paz interna que jamás tuve, ni tampoco siquiera el hecho de haberme vuelto aún más frugal todavía, es decir, comer casi la mitad de lo que comía al principio sin perder energía; sino que también empecé a vivenciar más intensamente sensaciones, tal vez de índole “espiritual”, que muchas de ellas aún no se explicar, pero muchas otras iré compartiéndolas aquí en estos medios, por escrito o en mi canal de youtube. Pues realmente la conexión con uno mismo, te lleva a sensaciones de conexión con el entorno, la naturaleza, y los demás, a un nivel en donde la palabra más importante de la vida pasa a ser simplemente: “GRACIAS”.

—- . —-

FRUTAS, UN G.P.S. FISIOLÓGICO

meloncingui

Por todo esto, no puedo decir otra cosa, simplemente las frutas me devolvieron la sensación real de estar vivo y me dieron la base para poder terminar de orientarme en el camino hacia la salud de manera efectiva y satisfactoria. Y pensar que tantas veces había esquivado la idea de leer este libro de Graham, simplemente por pensar que era “una dieta” y no, una forma de alimentación sin reglas o restricciones más que unas muy bien orientadas a las supuestas naturales que tendríamos por instinto y sentido común, por ende, tal vez la alimentación más cercana a la fisiológica del ser humano (la cual supuetamente tendría pocas diferencias con ésta propuesta). Aun, a pesar de que al principio, como tal, al estar tan alejados de lo natural o fisiológico, tal vez demande realizar ciertos “ajustes”, para luego adaptarla a las necesidades “anti-naturales” del hombre en su estresante estilo de vida moderno anti-fisiológico para evitar carencias nutricionales o consecuencias adversas, por más potencialidad garantizada o no que a corto o largo plazo que ésta dieta pudiera poseer para lograr conjugar el verbo “alimentar” en “futuro perfecto” … para la salud del hombre, el medio ambiente, y el respeto hacia las demás criaturas que habitan el mismo planeta.

No existe alimento más ETICO que la fruta, por no decir que es EL UNICO ALIMENTO 100% ETICO (que no implica quitarle la vida a ningún ser), o lo será, cuando logremos fomentar más la permacultura autosustentable.

f345a0efacbc082e2cf2b491a6d5b4d2

Pues, esto de realizar “ajustes”, es algo que por experiencia y sentido común, recomiendo tenerlo muy en cuenta a la hora de tomar una decisión como tal, si el contexto de vida (familiar social, laboral, psico-emocional, climático, etc) no se puede ajustar a la dieta, como a así también y más aún, recomiendo una transición progresiva previa a esta dieta si se viene de una extremadamente insalubre, más que nada en casos comprometidos de salud, simplemente para evitar crisis de desintoxicaciones demasiado bruscas y no caer, como siempre digo, en deducciones erróneas acerca del estilo 80 10 10 o frugivorísmo en cualquiera de sus formas, creyendo que no es efectivo o que las frutas no son un alimento para algunos o para el humano (por evolución o lo que fuese) y así abandonar o rechazar esta maravillosa elección alimenticia perdiéndonos de experimentar los asombrosos resultados y beneficios a los que es capaz de conducirnos cuando finalmente logramos llevarla, sin miedos y dogmatismos, no solo como una forma de alimentación, sino, como un estilo de vida.

Pues, aquí justamente hay algo clave. Si algo hoy en día debo reconocer y recalcar, es que si bien este tipo de alimentación fue el factor principal que me llevó a terminar de encarrilar u orientar el rumbo de una manera más precisa hacia la recuperación de  la salud que nos merecemos por naturaleza, por ser ésta simplemente el estado natural de ser, aún así, considero que no puedo darle a ella todo el mérito, sino también a 2 principales factores…

1. El factor “SEGURIDAD – FE- CONFIANZA”:

bigstock-Strong-Baby-Fresh-Fruit-Meal-A-46113829-300x291

Este es un hecho que me parece de lo más importante, no solo clave para haber realizado el cambio con éxito, sino también clave para haber llegado hasta aquí luego de 3 años en esta linea de manera sostenible, estable, sin síntoma alguno. Me refiero al hecho de haberme “entregado” TOTALMENTE, haber encarado este camino totalmente libre de inseguridad, incertidumbre, y sobre todo MIEDO, pues había estado tan mal y padecido tanto que ya no tenía nada que perder, ni nada me asustaba de lo que pudiera pasar (y lo que pasó!, pues sí que pasé fuertes crisis depurativas!), pues éste mismo creo que es el factor principal por el cual la mayoría cae al intentar este estilo de vida (y este funciona y afecta también a nivel subconsciente).


La mayoría ante los primeros síntomas de desintoxicación más o menos fuertes (o repetición de éstos), entra en dudas, inseguridades,  y/o miedos.

Y muchas veces estas mismas emociones son las que provocan otros síntomas, que no serían propios de la dieta o crisis depurativas en sí, sino producto de la química adrenal por el propio mecanismo del sistema nervioso simpático puesto en marcha como recurso biológico de “pelear o escapar” ante un supuesto “peligro”, o bien, éste mismo mecanismo hace que interpretemos de manera diferente dichos sintomas de desintoxicación (cuando tememos, vemos todo mucho más grave de lo que realmente es), los que a su vez por una más baja efectividad metabólica, se ven potenciados, pero no por ello, peligrosos a nivel que comprometa realmente la vida o la salud como muchos creen, aunque si se sostuviera esto por tiempo ya sí podríamos hablar de estar comprometiendo de forma muy relevante la integridad del organismo, pues este mismo estrés sostenido se volvería un factor realmente y relevantemente enervante. La cuestión es que no muchos son capaces de interpretar estas crisis y relajarse, y seguir confiando en lo que están haciendo. Pero tampoco es algo fácil, y no tiene nada de malo ir más lento en el camino si así hiciera falta. Si se va a estar inseguro y con miedo al hacer esta dieta, yo no la recomiendo para nada. Será preferible hacer una transición depurativa más progresiva, pues tampoco podemos afirmar desde este lado, que dichas crisis fuertes depurativas no traigan consecuencias, por más que haya un respaldo de 200 años de investigación y experimentación en más de 50.000 casos de parte del higienismo. Por eso siempre digo: no le creas a nadie, mas que a tu propia intuición.

Pero claro que ésta intuición es un tanto más dificil de seguir cuando los miedos ya no corresponden a los síntomas depurativos, sino a analíticas médicas, donde los valores a veces salen más bajos (la mayoría de los crudiveganos o frutarianos abandonan este estilo por ésta razón). Pero muchas veces salen más bajos por los mismos procesos depurativos, donde el organismo prioriza justamente esta función, al margen de que también los valores predeterminados oficiales no están medidos en base poblaciones alimentandose de ésta forma, sino en base a la gente que lleva una dieta estandar en un ritmo de vida estresante, la cual obstruye el órganísmo y lógicamente los requerimientos nutricionales serían mayores, dando por conclusión recomendaciones con parámetros más altos a los que tal vez serían los realmente saludables.  En mi caso particular, había hecho tantos análisis en toda mi transición, mostrando éstos valores tan diferentes en intervalos cortos, que ya ni a ésto tampoco le temía, dejé de creer en los valores oficiales, y no me hicieron perder la confianza en ningún momento, sin dejar tampoco de ser precavido en caso de que ya sintiéndome saludable y estable, siguiera presentando valores muy cambiantes o ya en valores muy bajos relevantes, y éste no fue el caso hasta el día de hoy, donde se mantienen muy bien.
Sea como sea, nuevamente, sigue tu intuición y lo que decidas estará bien para tu propia experiencia.


“El camino correcto solo depende de que tan convencido uno camine por ese sendero. Pues aún si ese camino te lleva a tropezar con piedras, o a un callejón sin aparente salida, eso no será “incorrecto”, pues habrás avanzado en “dirección a tu propósito”, pues habrás adquirido conocimiento (sobre todo de tí mismo) y experiencia, y ésta es la que hace posible llegar a destino, porque es de la que se forja el camino, y así hace que cada instancia del camino sea un destino en sí mismo. Cada paso es un éxito más, y cada tropezón una oportunidad más de éxtito. Y en cada paso que se avance se verá un nuevo horizonte, de modo que no tiene sentido fijar un objetivo, mas que el de avanzar, caminar, sobre la misma experiencia del auto-conocimiento y sanación, y búsqueda del equilibrio. Y uno aprende a hacer equilibrio caminando sobre la cuerda floja. Cuanto más tenso esté uno, mas floja estará la cuerda y más difícil será el caminar”.

2. El factor “TRANSICIÓN”:

10306766_10203154701421980_2257493585357928556_n

Mi transición previa tal vez merezca su mérito, pues tal vez mi organismo no hubiese reaccionado de la misma manera a la alimentación basada en frutas si hubiese pasado a ésta desde mi estado más tóxico. Mucha gente desacredita dietas (ésta incluida) y/o tratamientos, o los tilda de inefectivos, por luego de probarlos, realizar otro tipo de cambios y con éstos encontrar estabilidad, cuando en realidad no todo el mérito tal vez haya sido por éste último cambio, sino por el mismo en relación a toda la transición previa, que fue preparando (o limpiando un poco) el terreno.

Pronto estaré haciendo algún vídeo (en mi canal de youtube) donde detallaré más sobre ésto, y mi propia experiencia, por lo pronto aquí pueden leer más de mi historia, mi camino: (¿QUIEN SOY?), y además aquí dejo un link, del grupo de facebook bajo el nombre de la misma dieta: “La dieta 80 10 10 Español“, donde justamente compartimos y debatimos sobre los pros y contras de este mismo estilo de alimentación (o de vida), con el fin de ayudarnos entre todos a discernir por nuestros propios medios que tan efectivo, eficiente, sostenible, y saludable pueda ser para cada quien según su contexto de vida.

—- . —-

jhgjg

Sea como sea, por la fe, confianza, entrega, o transición previa, si algo GRANDE puedo destacar de mi experiencia, es que, independientemente del pasado y del contexto, sólo 3 semanas de frutas bastaron para poder finalmente ver la luz, y no precisamente la del “final del túnel”, sino más bien la de un “arcoíris puente” hacia el comienzo de un nuevo estilo de vida saludable.

“Y es luego de vivenciar en colores frutales la experiencia de transitar este puente de luz, una de las indudables formas de poder ser finalmente testigos de ese horizonte tan buscado en el camino de la alimentación y bienestar verdadero. Pues este arcoíris no es más que el propio de la luz de un sol naciente de tal (re)amanecer frugívoro, que al verse reflejada en ésta nueva experiencia de nutrición y regeneración integral interna y nuestro nuevo brillo al exterior, “fruto” de la misma, nos evidencia la refracción que desde cada una de nuestras prismáticas células permite iluminarnos camino hacia una nueva dirección, con destino sin dudas a ese lugar de reposo en el equilibrio natural del ser, al que llamamos SALUD”.

– LEONARDO OTERO –

logodefacebook
http://www.facebook.com/leo.andres.otero

BANANAS / PLÁTANOS – Sus beneficios para la transición a una alimentación más saludable o frutal.

Posted on Actualizado enn

BANANAS / PLÁTANOS
Sus beneficios para la transición a una alimentación más saludable o frutal.

(Si has llegado hasta aquí sin haber vísto el vídeo relativo a este post, puedes darle click aquí )

Tras años de transición alimenticia y con ya unos 3 años manteniéndome en una alimentación basada en frutas, siempre en un marco de constante experimentación,  la cual incluye también la observación e intercambio de experiencias de muchas personas a través de las redes sociales que participan en foros relacionados a este tipo de alimentación basada en frutas, he llegado a notar, que las bananas suelen ser, sobre todo en los comienzos de éste camino frutal pasadas las etapas iniciales más depurativas, de las frutas que a la mayoría “mejor nos hacen sentir” o que más energía  o autonomía suelen darnos.

Y esto por lo general, suele ser adjudicado a su gran contenido calórico en carbohidratos, pero, desde mi discernimiento por mi camino hasta aquí mencionado, y desde un enfoque más abierto pero aún estando de acuerdo en que ello también forma parte de la causa, considero que esta aparente mejor energía, rendimiento, o “estabilidad”, tiene que ver también, con la particularidad de que gran parte de sus carbohidratos sean almidones, pero, no en relación específica a una más lenta absorción de azúcares que gracias a este tipo de carbohidratos complejos también se podría estar dando, sino, más en función de la relación que existe entre estos almidones y los procesos de desintoxicación que el organismo realiza,  dado que al hacer un cambio a una dieta basada en frutas, esta desintoxicación se da lugar o se potencia.

Lo que intento decir, específicamente, es que existiría una relación entre la característica amilácea de las bananas, y una mayor autonomía, o estabilidad, en función de procesos metabólicos depurativos, en los comienzos de dietas basadas en frutas cuando se come abundante cantidad.

 

Y aunque suene contrario a lo que parecería ser lo más lógico, no estoy diciendo que esto se de por ser precisamente “buenos” los almidones en sí, sino que se daría debido a que el contenido de los mismos, que la banana comercial convencional madurada con etileno (a diferencia de la madurada en árbol) suele conservar sin transformarse en azúcares simples aún en su punto más adecuado de madurez;  hace que la banana se vuelva una fruta que, por un lado, estaría demandando un esfuerzo digestivo y metabólico mayor al de las frutas más acuosas que prácticamente no demandan esfuerzo relevante por ser sus azúcares, carbohidratos simples (fructosa, glucosa), prácticamente en su totalidad; y por otro lado, la banana así sería una fruta que podría (al igual que pasa con cualquier fécula o farinaceo) estar estimulando cierta producción de mucosa, como recurso del organismo para reducir el impacto de las complejas partículas de almidón que hayan quedado en el organismo sin ser desdobladas en azúcar simple (el grado de conversión dependerá de la eficiencia enzimática que se disponga según el estado particular, la cantidad consumida, la forma, y la combinación con otros alimentos). Y lo que estaría ocurriendo así, dadas estas características, y sobre un contexto de pleno proceso de desintoxicación incrementado propio de optar por una dieta frutal, es que, parte de la energía que el organismo pondría en funciones depurativas, es desviada ahora en mayor cantidad y a causa mayormente de estos almidones, a funciones digestivas y metabólicas, reduciendo (o evitando) así, gran parte de la sintomatología relacionada a los procesos metabólicos desintoxicantes, como son, en principio: menor energía, inestabilidad, falta de autonomía, ansiedad, mucha hambre, algún temblor o nerviosismo, visión borrosa, entre otros; todo aquello que casualmente, y erróneamente se le adjudica al “exceso de azúcar” o fructosa, por no contemplar el factor “desintoxicación” en las “ecuaciones metabólicas” como sí se hace desde posturas higienistas o de médicos o profesionales abiertos más allá de sus doctrinas académicas; aunque desde mi postura personal, en los comienzos depurativos, también puede existir cierto proceso de “re-acomodo” en donde aún comiendo gran cantidad de bananas se presentará todavía (temporalmente), en los casos más agudos intoxicados, exceso de azúcar en sangre por ácidos grasos, proteínas, y/o toxinas aún circundantes en cantidades relevantes, y por lo tanto influyentes en dicha sintomatología. Pues cuando uno viene de una alimentación muy mala, o una transición alimenticia corta, o bien un estado de salud muy bajo, estos mismos síntomas pueden mantenerse, o hasta incluso incrementarse aún comiendo las bananas, pues la cantidad de toxemia a ser expulsada es mayor, y por consecuente mayor será la circundante en el torrente sanguíneo, causante de la mayoría de los síntomas, los cuales a su vez se verían más agravados aún, si el nivel de hidratación es bajo; si no se aporta cantidad suficiente de fibra (que sirve de “escoba intestinal” para eliminar toxinas fuera del organismo) y minerales y otros componentes (neutralizantes, antioxidantes, etc. y que apoyan los procesos catabólicos) de parte de vegetales; y si el contexto de vida no es el adecuado (estrés, falta de descanso o exceso, falta de exposición al sol o exceso, etc.).

Esto transforma a las bananas en grandes aliados para facilitarnos el camino de transición depurativa

Banana-Bus

Todo esto, a mi modo de entender, desde un enfoque “funcional”, me lleva a considerar a las bananas, así en sus condiciones “no paradisíacas”, como un gran aliado, no solo para nuestro estado de ánimo por la influencia de la serotonina (“hormona de la felicidad”) gracias al gran aporte también de triptófano, entre otros componentes beneficiosos de la banana; sino también para empezar una dieta frutal de forma más efectiva, permitiéndonos desintoxicarnos, y a su vez, regular la misma desintoxicación, de manera que no sea tan brusca para muchos en los comienzos, como suele ser en quienes optan por jugos u otras frutas menos densas. Por eso, los primeros tiempos muchos solemos comer toneladas y toneladas de bananas. Y ésto lejos de ser algo perjudicial, es, desde el mismo enfoque “funcional” a una desintoxicación, algo muy útil y hasta necesario para estos primeros tiempos (pueden ser semanas, meses o hasta años según cada quien, su actividad física, y su situación particular) para mantener una dieta lo más cruda posible, sin sufrir carencias nutricionales, ni tanta sintomatología de crisis depurativas (por servir no solo de “freno regulador”, sino a la vez de efecto estimulante intestinal, por la cantidad abundante ingerida, que estimula más ciertos procesos y movimientos peristálticos necesarios para la evacuación, y consecuente eliminación de toxinas).

Sintomatología que, al no interpretarse como “parte del proceso desintoxicante”, suele llevar la mayoría de las veces, como dije anteriormente, a conclusiones erróneas sobre la alimentación basada en frutas, o incluso a miedos y consecuentes efectos de éstos sobre el funcionamiento y equilibrio integral del organismo.

Nos ayudan a sustituir azúcares dañinos o alimentos menos favorables.

bananas-convertids-en-obras-de-arte-11

Y todo esto a su vez, hacen a las bananas, no solo un aliado ideal para ir sustituyendo y corrigiendo el consumo adictivo a endulzantes artificiales y perjudiciales que suelen incluir las preparaciones en donde se utilizan, sino también,  y sobre todo, para permitirnos prescindir de, o reducir, otros almidones mas densos y de fuentes que generan aún más mucosidad como son las legumbres y los cereales sobre todo (y más aún los refinados), y así poder también tener las vías emuntorias menos congestionadas para una más efectiva eliminación de toxinas fuera del organismo.

* Cuando se está muy intoxicado, muchos notarán que en lugar de tantas bananas, les irá mejor la inclusión o aumento de algunos otros almidones (papa, batata, cereales, legumbres, etc.), que estarían haciendo esta función de reducir los tiempos de desintoxicación, si así uno lo quisiera, claro, por no poder llevar bien los síntomas de las crisis depurativas, si las hubiere. Pero si además de intoxicación general presentamos problemas intestinales como candidiasis, no será recomendable comer tanto almidón, sino mas bien recurrir a incrementar más las otras opciones de regulación, como será cambiar horarios de comidas, cantidad de comidas, aumentar o cambiar el ejercicio o actividades, etc. etc.
(Pero este tema merecería un post aparte).

 

Aún así, será necesario tener en cuenta ciertos datos, tips, y características de la banana para su correcto o más efectivo consumo, pero no sin antes responder a la pregunta que seguramente, sobre todo desde una postura de nutrición oficial, hasta aquí en la lectura, muchos lógicamente podrían hacerse:

¿ Por qué esta mayor autonomía o estabilidad luego del consumo de bananas tendría que estar relacionada mayormente a una ralentización de procesos depurativos, y no simplemente a la más lenta absorción de azúcares por ser parte de ellos en la banana, carbohidratos complejos?

Mi opinión es que, si realmente la ciencia oficial está acertada en sus conclusiones respecto al metabolismo de los carbohidratos y acción enzimática interviniente, esto sería sin duda en parte un factor claramente influyente, pero, aún así desde mi entender, por supuesto sin poder afirmar verdades absolutas, pero sí por mi experiencia en mí mismo constatada de manera reproducible en otros y en ellos a su vez contrastada, me lleva a inclinarme a la primer opción, por diversos factores, entre ellos, estos siguientes:

1) Si  “x” cantidad de calorías que aporte comer cierta cantidad de bananas, nos diera por ejemplo “x” cantidad de horas de estabilidad o autonomía a causa de una lenta absorción de carbohidratos, entonces la misma cantidad “x” de calorías, provenientes ahora de otras frutas, en forma de azúcares simples, y consumidas repartidas a lo largo de la misma cantidad de horas equivalentes a la “x” cantidad de autonomía y estabilidad lograda por el consumo de bananas, debería darnos como resultado, la misma, o similar autonomía o estabilidad percibida. Es decir, se supone que lo único que cambiaría sería el tiempo de digestión, y la velocidad de absorción, pero no la cantidad de calorías que supuestamente nos darían la energía para la supuesta autonomía a partir de éstas. Por ello en el ejemplo no se estaría comiendo de parte de otras frutas la misma cantidad de calorías todas juntas (ya que los azúcares se supondrían, al ser azúcares simples, absorberse más rápidamente y así consecuentemente más rápidamente consumirse, dando por resultado una menor estabilidad, autonomía o energía disponible. Sin embargo al consumirse en forma repartida, es decir, supongamos que 100 calorías me dieran 1 hora de autonomía, entonces cada una hora consumiría 100 calorías más cada vez, hasta un total de 3 veces por ejemplo, que sumarían unas 300 calorías, en las cuales habríamos de haber experimentado unas 3hs de tiempo de autonomía, la cual se supondría equivalente a unas supuestas 300 calorías provenientes de bananas consumidas en una sola ingesta.

Aquí podríamos abrir aristas y decir “no sería lo mismo, pues comer 3 veces no sería lo mismo que comer solo una vez, y sería lógico que haya más desgaste en más ingestas”, sin embargo, no sería irracional pensar que luego de los 20 minutos que lleva la digestión de una fruta, no podamos experimentar estabilidad o autonomía los 40 minutos restantes que completarían la hora respectiva (y esto sin meter en la ecuación el desgaste energético metabólico para la digestión del almidón que es más pesado y la demanda para los procesos enzimáticos respectivos que podríamos experimentar en esas 3 horas sin ingesta de alimento, que ¿Por qué no? nos demandarían mucho más desgaste energético que el de la suma de las 3 ingestas separadas de otras frutas)

Y justamente esto sería un indicio posible de que esta supuesta más lenta absorción de azúcares, no sería el factor principal causante de la mayor autonomía y estabilidad, ya que en mi experiencia y el factor común encontrado en gente siguiendo una alimentación basada en frutas, en los comienzos, la ingesta de otras frutas que no sean bananas, por más que su ingesta esté repartida en etapas, NO frena de la misma manera que el consumir banana, la percepción de ciertos síntomas de inestabilidad (como pueden ser flojera, cansancio, visión borrosa, ansiedad, etc.), es decir, en esos 40 minutos restantes a los 20 aproximados de digestión de otras frutas, seguimos (en etapas de desintoxicación) experimentando síntomas, que con el consumo de bananas NO.

2) Y otra de las razones es que hoy en día, luego de 3 años de dieta frugívora, y sobre todo a partir de mi segundo año, ya sin síntoma alguno, empecé a experimentar mucha estabilidad, sin variaciones relevantes, independientemente de la cantidad de fruta consumida, ni el tipo de fruta, ni las veces. De hecho, luego además mi ingesta calórica bajó a la mitad, bajando apenas un poco mi actividad física, y sea tanto con bananas como con cualquier fruta, no había variaciones considerables en mi estabilidad y energía, incluso, sin consumir alimento por muchas horas, y además, sin embargo, sí logro notar cierta ligera sensación o diferencia en la digestión de la banana respecto a otras frutas. Es como si la balanza pasara para el otro lado. Sentirme mejor aún, comiendo frutas más acuosas, y en menor cantidad de calorías.

Todo esto no es ninguna verdad final, simplemente mi experiencia y opinión, para que cada uno también constate por sí mismo y saque sus propias conclusiones.

 

Dicho esto, ahora sí, vayamos a los tips para su consumo:

Bananas locales y orgánicas

platanos

Lamentablemente no en todos lados se podrá gozar de este beneficio, pues éstas suelen llegar de países más tropicales a los demás países, y para su mejor transportación, son recolectadas cuando aún están verdes y se les rocía productos químicos para su mejor conservación hasta llegar a destino. Luego incluso al llegar a destino, se les hace madurar a través de tratamientos con gas etileno. Y todo esto, afecta no solo la transformación de almidones propias de la maduración correcta, sino también a la calidad integral nutricional del mismo fruto. Por ello, preferir siempre los frutos más locales, y orgánicos posibles. La buena noticia es que realmente se nota bastante la diferencia (al menos en Buenos Aires) entre las bananas orgánicas (aún no maduradas en árbol y transportadas) a las no orgánicas.

*En realidad el banano no es un árbol, sino una megaforbia, una hierba perenne de gran tamaño.

Correcta maduración

mf

Debido a ésta dificultad para su correcta maduración por lo detallado, debemos procurar que la banana esté lo más madura posible, de modo que la mayor cantidad de almidones posibles se desdoblen a azúcares simples (evitando malas digestiones, pesadez, mucosidad, y efectos adversos en relación al metabolismo de los carbohidratos), pero tampoco sin pasarse de maduración, ya que de ésta forma estaría fermentando y esto no es nada beneficioso tampoco (de hecho hasta te puede agarrar borrachera 😛 ). Por lo general, las claves para reconocer una banana en su punto justo son, por un lado, que presente muchas manchitas redondas marrones en su cáscara (aunque esto no es algo exacto pues justamente debido a la maduración por etileno y conservación en frigoríficos, muchos tipos de bananas terminan madurando hasta en verde por fuera); y por otro lado, sentirlas blandas al presionarlas, y notar que al extraerlas del tallo, con un movimiento hacia arriba, no se perciba fuerza alguna en el movimiento, se desprendan fácilmente.  La banana por dentro no debe estar muy amarilla sino más bien blanca.
* Algunas bananas orgánicas maduran sin notarse pintitas marrones, sino tornándose más oscuras simplemente, y algunas bananas comerciales no orgánicas hasta maduran estando aún entre amarillo y verde.

Toxinas

usos-de-la-cascara-de-platano-7

Sinceramente esto no es algo que yo particularmente haya podido investigar, pues tampoco me pareció demasiado relevante hacerlo (la idea es ser lo más consciente posible, más sin volverse tan extremista), pero Albert Mosseri, reconocido higienista francés con gran trayectoria, quien además también hacía mucho hincapié en la importancia de consumir las bananas bien maduras para lograr la mayor conversión de almidones en azucares simples, decía a su vez que las bananas contienen de forma natural una sustancia tóxica en la piel, que se podría encontrar en pequeñas cantidades en la superficie de la banana luego de pelada, y que esto podría ser causa de algunos de los problemas o síntomas que presentan quienes consumen bananas, y podrían estar siendo más sensibles a ésta toxina.

¿Con qué combinarlas?

bananas-apples-grapes-basket-fly-painting-oil

Desde la visión higienista y un poco de sentido común, siempre será mejor opción para la digestión comer un alimento sólo sin acompañarlo con ningún otro. No obstante, en el caso de las frutas, éstas combinan dulces con dulces y sub-ácidas, y ácidas con éstas últimas y con las mismas ácidas (en este vídeo explico sobre la combinación de las frutas: https://www.youtube.com/watch?v=WfdiemN7foY ). De modo que la banana, que entra en la categoría de dulces, combinaría entonces con otras frutas dulces (chirimoyas, mamey, higos, dátiles, etc.) o subácidas (mangos, duraznos, etc.).  Pero, como bien dije anteriormente, para nuestra gran mayoría que no tenemos acceso a bananas maduradas en árbol, la recomendación sería consumirlas solas por su contenido en almidón no transformando en azúcares simples, o bien, con muy poca combinación con otras frutas dulces.

¿Cómo comerlas?

colage

Una vez más, desde una lógica higienista, podríamos decir que la mejor forma de consumir un alimento, sería en las condiciones en las que nos lo presenta la naturaleza, sin la adulteración del hombre. Por lo tanto, el hábito de los licuados, jugos, o cocción, o congelamiento, no sería, desde este enfoque, lo más adecuado. Además al realizar licuados podríamos estar excediendonos en cantidades, aunque ésto en algunos casos pueda jugar a favor en los comienzos también, para ir aconstumbrandonos a más ingesta. Aún así, desde un enfoque de la Nutrición Holística Funcional, es decir,  teniendo en cuenta todo el contexto (no solo el alimenticio sino el físico, psico-emocional, y de vida general, pero además también del “ser” que somos), puede que ciertas formas de consumo, aún no siendo las más fisiológicas, puedan en relación “costo-beneficio” a corto plazo, ser mejores opciones. Un ejemplo sería, en caso de una inflamación intestinal aguda donde no se toleran bien almidones, cocinar levemente la banana que veamos que no madura del todo bien, ya que la cocción activa procesos enzimáticos que desdoblan azucares complejos en moléculas más simples, evitando así fermentaciones garantizadas en dichos estados intestinales. También como la alimentación está sumamente ligada a lo emocional, muchas veces cierta preparación que lleve a cabo procesos de cambio de temperatura o combinaciones con otros alimentos de la manera no más adecuada, podría generar, en relación costo-beneficio, y de manera funcional a tal o cual situación particular determinada, un efecto más propicio, sujeto a la propia relación con la comida, y otros factores adicionales, que ya con tiempo trataré de explicar mejor en otro artículo.

* Se recomienda también siempre empezar el día con las frutas más acuosas.

Cantidad adecuada

monkey

Dejando por ahora de lado (más abajo detallo) la transición previa recomendada a pasarse de lleno a comer tanta cantidad de fruta…

Comer gran cantidad, no solo no implicaría ningún problema (exceptuando posibles casos muy específicos de salud y teniendo en cuenta no tomar tantos licuados), ni mucho menos a corto plazo, sino que hasta sería necesario en los comienzos frutales (por todo lo detallado anteriormente respecto a una mejor autonomía, energía, ánimo, y estimulación peristáltica para eliminación de toxinas, etc.), pero, siempre y cuando estemos hablando de que están siendo consumidas en un contexto dietario  bajo en grasas y proteínas. Ya que de lo contrario, las adrenales o sistema endócrino en general sobre todo podría verse forzado y producir efectos desfavorables. Muchos son los médicos o profesionales (Dr. T.Colin Campbell, Dr. Caldwell Esselstyn, Dr. John McDougall, Dr. Neal Barnard, Dr. Michael Klaper, etc.) que recomiendan inclinar la alimentación a unos porcentajes altos en carbohidratos, bajos en grasa y proteínas, aunque la mayoría de éstos médicos incluyan otros carbohidratos además de las frutas, como cereales, legumbres, papas, batatas, etc.

Una gran guía: “La dieta 80 10 10”.

la-dieta801010drdouglasgraham-1-638
El libro “La dieta 80 10 10” (cuyas cifras justamente refieren a los porcentajes de calorías provenientes de dichos macronutrientes respectivamente), detalla muy bien la importancia de dicha recomendación, para favorecer el metabolismo de los azúcares, sin forzar todo el organismo y terminar, como suele pasar en dietas crudiveganas convencionales altas en grasas, con deficiencias o desequilibrios varios, incluidos hormonales. Aún así la dieta 80 10 10 merece ser matizada un poco. También en cuanto pueda iré volcando mi visión, testimonio, y experiencia en torno a ella, pero por lo pronto quien esté interesado en conocer más de sus pros y contras posibles, puede unirse al grupo en facebook que estoy administrando: “La dieta 80 10 10 Español“, donde compartimos mucha información, dudas, inquietudes, y experiencias relacionadas.

Ahora sí, sobre la transición…

slide_1320862143IntBananaRider

A modo de recomendación personal, sería preferible el realizar una transición previa progresiva antes de optar por una alimentación alta en bananas o frutas (por más que no sea 100% frutal), para así,  ya con terreno ganado en desintoxicación, evitar mayores síntomas propios de crisis depurativas, y posibles congestionamientos de órganos emuntorios y efectos sintomáticos también. Algunos hasta afirman, respaldándose en ésta sintomatología, que dicho cambio brusco a una alimentación alta en frutas puede ser muy peligroso para el organismo. Más allá de que el higienismo contra afirme que ello sigue siendo sólo más de las crisis depurativas, solo que un tanto más agudas, pero que no hay peligro alguno. Desde mi visión, sea como sea, yo recomendaría transición previa para los casos más agudos sobre todo, y sobre todo los relacionados con diabetes, candidiasis, o severas disfunciones renales, sin dejar de recomendar sin embargo para estos mismos casos, una alimentación de transición con mucho crudo, orgánico, bien combinado, y baja o nula en almidones.

Para los casos de gente más joven, o quienes no presenten síntomas relevantes o patologías, puede ir más rápido en la transición, y hasta hay muchos que pasan directamente a una dieta de este tipo sin mayores complicaciones, como así también otros, gracias a previos ayunos, o “detox de jugos verdes”, encuentran más fácil el cambio.


En mi experiencia…

10991300_10205174150786952_5789342623163843705_n

En mi caso, viniendo de una situación de salud bastante comprometida que incluía entre algunas afecciones también la candidiasis (mi historia), antes de pasar a una dieta 100% alta en frutas, tuve casi 3 años de transición (vale aclarar que en dicha transición tuve recesos, idas y venidas, y hasta posibles errores que de haberse evitado podrían haber reducido considerablemente mi tiempo de transición), pero es válido a la vez aclarar que recién en el cambio a ésta dieta alta en frutas fue cuando pude finalmente al fin remitir todos los problemas de salud y condiciones de desequilibrio que aún quedaban latentes en mi. (Pronto haré también un artículo o vídeo en mi canal de youtube donde cuente detalladamente mi transición y testimonio).

Conclusión…

Es por ello que, teniendo en cuenta a criterio personal, y respetando dicho contexto mencionado, como dije antes, las cantidades abundantes no serían un problema, sino que hasta necesarias para la transición, y ya habrá tiempo para ir reduciendo volumen de ingestas e ir cada vez más forzando menos el sistema digestivo, conforme cada uno se vaya sintiendo cada vez más estable con menos cantidad, camino hacia esa condición que casualmente es de los factores principales más comunes en las poblaciones más longevas: la frugalidad (salvando la diferencia de que ninguna de estas civilizaciones fueron, ni son, 100% crudas y frutales, lo que a su vez, entendiendo que la fruta es el alimento que menos esfuerzo digestivo implica, da un rango para mayor cantidad de volumen de ingesta posible, sin comprometer más dicho esfuerzo energético metabólico, manteniendo así, la misma condición de frugalidad, aún con mayor cantidad de volumen de alimentos).

Tal es el caso, en mi, que ahora no solo que como la mitad de lo que comía hace un poco más de 1 año atrás, sino que además, casualmente, siento que el cuerpo ya no me pide las bananas, pues me resultan hasta un tanto densas (tal vez por los almidones de éstas bananas comerciales justamente). Aún así, de tanto en tanto suelo hacerme algún licuado, o bien me doy algún gustito, como el que he compartido en mi página de facebook
click aquí:
HELADO DE BANANA 

Así que… disfruten el heladete… y ¡Saludetes!

– LEONARDO OTERO –

logodefacebook
http://www.facebook.com/leo.andres.otero

CANAPÉS CRUDIVEGANOS & BROCHETA “PEARL JAM”

Posted on Actualizado enn

CANAPÉS CRUDIVEGANOS (de salmón sin salmón)
&
BROCHETA “PEARL JAM” (perlitas de aceitunas rellenas, y jamón sin jamón)

canapes 2     ricky martini

Aquí les traigo una de mis más recientes creaciones culinarias musicales, una receta crudivegana que he hecho para las pasadas fiestas. No es una receta ideal para cambiar de hábitos sustituyendo productos de origen animal (aunque ayuda claro), pues no precisamente por el hecho de que comer así a diario en cantidades que satisfagan paladares y estómagos más exigentes tal vez pueda resultar un tanto menos económico, sino más que nada porque no en todos los países no se consigue tan fácilmente el ingrediente protagonista.

También hay que tener en cuenta que el sabor por supuesto no es lo mismo que el jamón tradicional, aunque se simula bastante bien,  y sobre todo a nivel visual queda muy pero muy similar.

Aún así, es una receta justamente ideal para ocasiones festivas, o eventualidades sociales, para aprovechar para realizar algo más gourmet, incorporando más alimento “vivo” y crudo a nuestra alimentación, y evitando a la vez los productos más dañinos para la salud,  el triste destino de los animales mismos en cuestión de donde provienen estos productos, y el fomentar una industria de terribles consecuencias para el medio ambiente, y no solo a nivel ecológico sino también, social, económico y político.

Esto es realmente serio hoy en día, al margen de posturas éticas sobre consumir animales. RUEGO altamente, más aún si eres “ecologista” o te interesa el bienestar de los demás, ver el documental COWSPIRACY para entender mejor, al margen de posibles no tan relevantes ajustes pueda haber en las cifras citadas, qué reales consecuencias en el mundo tiene lo que ponemos en nuestro plato:

http://www.areadocumental.com/player.php?titulo=Cowspiracy:%20El%20Secreto%20de%20la%20Sostenibilidad

Dicho lo dicho…vayamos a la receta…

INGREDIENTES:

Para todo (canapés y brocheta)

– Carne / pulpa tierna de 2 cocos.

– 1 cucharadita de cúrcuma y 1 de remolacha (para lograr el color a salmón y a jamón)

– Saborizantes: Paprika, pimienta cayena, pimentón, nuez moscada, orégano, sal

(todo lo anterior o lo que se consiga)

– 1 calabacín o pepino

– Para el quesillo: 100 gramos de semillas de girasol, ajo, cilantro o perejil, sal, chorrito de limón, levadura nutricional (opcional)

– Decoración de los canapés: cilantro, germinados de alfalfa

– Para darle un gusto más similar a pescado se le puede poner al canapé, alga nori.

– Aceitunas rellenas o descarozadas

PROCEDIMIENTO:

Empezando por el jamón y el salmón…

Básicamente consiste en utilizar la carne de coco como sustituyo de jamón y salmón, la que luego se remojará para darle color y gusto. Veamos como:

1) Se corta en tiras finas la carne de coco. Tiras más gruesas para simular el Salmón.

2) Se corta un trocito de remolacha y se lo pone en remojo. Esto logrará que el agua se coloree de rojo. (También se puede cocinar la remolacha o hacer un jugo de remolacha, tomar un poco y usar otro resto para la receta)

3) Se separará este agua o jugo en 2 platos diferentes (Uno para el Salmón, y otro para el Jamón)

4) Al jugo donde remojaremos el coco para simular el salmón, le pondremos una cucharadita o 2 de cúrcuma, 1 cucharadita de sal, y si se quiere simular un poco la sensación a pescado en el gusto se le puede poner a este también un poquito de algas kelp, nori, u otras.

5) Al jugo donde remojaremos el coco para simular el jamón, le pondremos cualquiera o todos de estos ingredientes:  Paprika, pimienta cayena, pimentón, nuez moscada, orégano, sal .

6) Se deja remojar por 20 minutos. Se quita, se seca con servilleta o se deja secar. Si queda muy naranja o muy rojo se remueve un poco el colorante con el dedo o servilleta húmeda, hasta lograr simular el color deseado.

 

Ya tenemos el jamón y el salmón. Con el jamón ya podemos armar las brochetas, junto con aceitunas y un poco de calabacín enrollado, o cualquier otro ingrediente a gusto.

 

Reservamos el Salmón para el canapé y procedemos a armarlo:

1) Para el quesillo: 100 gramos de semillas de girasol que previamente remojamos en agua por 4 horas. Les quitamos el agua y las ponemos en una procesadora junto con éstos ingredientes: ajo, cilantro o perejil, sal, chorrito de limón, levadura nutricional (opcional).

2) Cortamos rodajas de pepino o calabacín que serán la base de los canapés.

3) Untamos el quesillo

4) Montamos el Salmón enrollado, junto con alga nori, o bien rellenamos de cilantro y germinado de alfalfa a modo decorativo.

¡LISTO!

Espero de corazón que puedas incorporar más alimentos vivos, crudos,  y sentirte más “ALIVE”, a la vez que dejas de comer productos de origen “ANIMAL”, pues… “WHY GO” Vegan?.. pues porque éste es un primer paso, no solo por compasión, sino uno inmenso para realmente contribuir al planeta y la evolución de la consciencia, “DO THE EVOLUTION” desde lo que pones en tu plato. Cuanto menos “alimentos” de difícil digestión comas, menos te preocupará conseguir tu “PORCH”, más limpiarás tu “BLOOD”, y más “DEEP” dentro tuyo podrás conectar, para decir alto: “I’M MINE”, animarte al fin a realizar el necesario “INSIDE JOB”, y así comprender a través de este camino de autoconocimiento, realmente “WHO YOU ARE”, para ser un “BETTER MAN”, y finalmente así “COME BACK” a tu esencia, esa que nos une a todos.
Pues aunque esto pueda parecer un “BLACK” y “LONG ROAD”, el camino se forma día a día, y no estás “ALONE” pues el viaje es compartido, “JUST BREATH” y “SMILE”, estamos todos para ayudarnos a así poder lograr en los “FUTURE DAYS”, no la “INMORTALITY”, pero sí seguramente un nuevo “STATE OF LOVE AND TRUST” ,.. un nuevo y real “GARDEN” paradisíaco, donde todos reconozcamos dentro nuestro la “FORCE OF NATURE”, donde todos seamos naturalmente lo que “ONCE” fuimos, y lo que por naturaleza somos: “ALL OR NONE”…uno solo!  🙂

(¿No hace falta aclarar que son títulos de canciones de Pearl Jam no?  😛 )

¡Gracias, disfruten!

– LEONARDO OTERO –

logodefacebook
http://www.facebook.com/leo.andres.otero